Silvia Olvera
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.-Ante los cambios en los hábitos de consumo, la industria de bebidas en México anunció que aumentará su portafolio de productos con menos calorías.
Jorge Terrazas, director general de la Asociación Nacional de Productores de Refrescos y Aguas Carbonatadas (ANPRAC), reveló en rueda de prensa virtual que en los próximos cuatro años sumarán un 20 por ciento más productos sin azúcar y bajos en calorías.
“Reformularemos más de 50 productos, teniendo reducción de calorías, y en algunos productos de hasta 100 por ciento”, afirmó.
“Cada vez generamos más productos con menos o cero calorías, (por ejemplo), por cada 100 mililitros en el 2014 se tenían 40 calorías y el avance es tal que para el 2020, esa misma bebida contiene 36 calorías y para el 2024 tendrá únicamente 29 calorías”.
Terrazas precisó que la reformulación de productos en la industria lleva más de una década, incluso desde antes que entrara en vigor el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS).
Prueba de ello es que entre el 2008 y 2018 pasaron de tener un 36 por ciento de productos bajos en azúcar o sin calorías a 55 por ciento y para el 2024 será del 70 por ciento.
Los refrescos, tés, jugos y otras bebidas con azúcar, edulcorantes y cafeína, también portarán algunos de los octágonos del nuevo etiquetado de advertencia que mañana entra en vigor de manera oficial.
Respecto al IEPS aplicado desde 2014 para desalentar el consumo, Terrazas refirió que de acuerdo a investigaciones de la industria y académicas, se trata de un impuesto regresivo que mayor pega a la clase baja; que es claramente recaudatorio y no ha logrado su objetivo.
El director del organismo que aglutina a los embotelladores del sistema Coca-Cola, como Arca Continental, Coca-Cola Femsa, Bepensa; así como a PepsiCo, Peñafiel, entre otros, aclaró que menos del 10 por ciento de las calorías per cápita que consume el mexicano al día procede de las bebidas de la industria.
El otro 90 por ciento es de otras fuentes de alimentos, pero además el 70 por ciento de las calorías totales que consume el mexicano, no es de productos enlatados, procesados o envasados.