La reducción de las tasas de interés por el Banco de México es un factor positivo que es bien recibido en el sector de la construcción de vivienda, destacó el presidente estatal de la Cámara Nacional de Desarrollo y Promoción de la Vivienda, Evaristo de la Torre Sifuentes.
El hecho de que la inflación comience a ceder como una tendencia a nivel mundial, luego de que Estados Unidos ajustó a la baja, genera buenas expectativas para el desarrollo de vivienda, en el que las personas puedan mejorar su capacidad de ingreso para adquirir créditos hipotecarios.
Luego de mantenerse por un largo período altas tasas de interés en el país, el ajuste de la referencia a la baja en 0.25, después de que la tasa de referencia se ubicara en 11 puntos, se vislumbra una mejora en el efecto inflacionario, consideró.
El dirigente empresarial señaló que sus efectos no se verán de inmediato, por lo cual se proyecta que en uno o dos años la referencia de tasa de interés pueda disminuir uno o dos puntos. “Ojalá que continúe y realmente lleguemos a los valores que teníamos antes de la pandemia. Las mejores tasas que se tenían eran de 7, ahora andamos en el 11, estamos hablando de un crecimiento de cuatro o cinco puntos, que es muy fuerte cuando tienes la necesidad de un financiamiento para desarrollar un negocio”, argumentó.
De la Torre Sifuentes consideró que una tendencia a la baja en tasas de interés eleva el poder adquisitivo y permite a los fraccionadores ofrecer mejores condiciones en la venta de las nuevas viviendas.
Subrayó que aun cuando la tasa de referencia es un indicador macroeconómico, incide en costos de la vivienda al particularizar los costos de insumos necesarios para la construcción, que aún son un reto para los desarrolladores, al tener que transferirlos inevitablemente a los compradores de vivienda.