El Centro de Integración Juvenil de Aguascalientes, al evaluar el último año marcado por la contingencia sanitaria COVID-19, dio a conocer que en el consumo de sustancias como el alcohol, la marihuana y el cristal registró variaciones. En un primer momento, se redujo el uso de estas sustancias y luego volvió a recuperarse la cifra quedando en el mismo nivel el comportamiento de uso en la población adicta.
Mario García Martínez, director del CIJ, informó también que ha disminuido considerablemente la consulta para solicitar tratamientos para dejar de ser un consumidor de sustancias psicoactivas en un 20 o 25%. Además, explicó que hasta el momento, no tienen registrado ningún caso por consumo de fentanilos. En contraste, las metanfetaminas han ganado terreno entre los consumidores, por lo que resulta apremiante trabajar en la prevención de su uso por los daños físicos y mentales que ocasionan.
Finalmente, García Martínez explicó que en los meses de mayo y junio del 2020 hubo desabasto de estas sustancias y en especial de metanfetaminas, gracias a la restricción en la movilidad social. Sin embargo, en los últimos seis meses se ha recuperado el consumo.

Según los CIJ, en el inicio de la pandemia disminuyó el consumo de alcohol en los jóvenes gracias a la presencia de los papás en los hogares. En los últimos seis meses y confirme éstos regresaron a sus labores, se volvió a incrementar la ingesta de este tipo de bebidas.