Rolando Herrera
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para 2021 contempla una reducción real en el gasto funcional en salud en el IMSS y el ISSSTE, pese a la emergencia sanitaria provocada por Covid-19, advirtió el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

Al analizar el PEF 2021, el IMCO explicó que, si se observa la cifra global destinada al Sector Salud, los recursos aparentemente son superiores a los de este año, sin embargo, en realidad lo que crece es el dinero que se ocupa para pagar las pensiones.

“Aunque los recursos para IMSS e ISSSTE crecen, esto se debe a las pensiones, no a que se vaya gastar más en salud. El gasto en servicios y acciones de salud decrecerá, en términos reales, 1.5% para el IMSS y 1.8 para el ISSSTE. ¿Dónde quedaron los recursos que se destinarían a la salud de los mexicanos?”, cuestionó.

En el caso del IMSS, precisó, el próximo año recibirá un presupuesto funcional en salud de 314 mil 710 millones de pesos, cifra menor en 1.5 por ciento respecto a los 319 mil 345 millones de pesos recibidos en 2020.

El ISSSTE, por su parte, recibirá recursos por 62 mil 73 millones de pesos, lo que significa una reducción de 1.8 por ciento respecto a los 63 mil 186 millones de pesos de este año.

El IMCO recordó que el Congreso aprobó la extinción de 109 fideicomisos para recuperar 33 mil millones de pesos que supuestamente serían destinados para atender la emergencia sanitaria, sin embargo, esta reasignación de recursos no está reflejada en un aumento para el sector.

“Sin duda, se están destinando recursos adicionales a atender la contingencia sanitaria. Entonces ¿qué están dejando de atender las instituciones de salud?”, enfatizó.

La disminución de recursos en el IMSS y el ISSSTE, que tienen una cobertura nacional, advirtió el IMCO, impactará en la atención a la pandemia que se haga en los estados, pues las entidades tendrán un recorte de cuatro por ciento del gasto federalizado.

“La baja de las aportaciones es un doble golpe para la salud y la educación, porque adicional al recorte que el gasto en acciones de salud recibió en el IMSS y el ISSSTE, las entidades federativas contarán con menos recursos para estos propósitos”, resaltó.

El PEF 2021 contempla un gasto de 6 billones 295 mil 736.2 millones de pesos, que representan el 25.2 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), una proporción menor en un punto porcentual respecto del 26.4 por ciento de este año.

Dicho presupuesto, consideró el IMCO, no está diseñado para atender la grave crisis sanitaria y económica que enfrenta el país a consecuencia del SARS-CoV-2, por el contrario, es inercial y está enfocado en financiar los proyectos prioritarios de la actual Administración sin que exista la certeza de que se trata de las apuestas adecuadas que requiere el país.

“Contrario a la narrativa oficial, el plan de gasto en el PEF no responde adecuadamente a la pandemia y recesión que vivimos. Es un presupuesto obstinado, inercial y con parches, que no tiene una apuesta clara por la competitividad”, afirmó.

Por ejemplo, a Pemex, que sigue acumulando pérdidas al no lograr ser suficientemente productiva, se le otorgó un aumento de 4.1 por ciento, al destinársele recursos por 663 mil 589.9 millones de pesos.

“El Presupuesto de Pemex aumenta en gran medida debido al incremento del costo financiero de su deuda, resultado de la pérdida del grado de inversión y el mayor pago de intereses, comisiones y gastos. El monto destinado al pago de deuda creció 30 mil mdp, es decir, 25% respecto a 2020”, advirtió.

“Adicionalmente, gran parte de los recursos destinados a inversión son para la Refinería de Dos Bocas, un proyecto que ha sido inundado de cuestionamientos sobre su rentabilidad”.