Bailará Josefina Echánove en el cielo

Fernanda Palacios
Agencia Reforma

CDMX.- La primera actriz Josefina Echánove, reconocida por sus roles en Cuna de Lobos, La Dueña y Rubí, falleció la mañana de ayer a los 92 años, así lo anunció su familia por medio de un comunicado y confirmada más tarde por su hija María del Sol en una publicación.
“HOY, Doña Josefina Echánove… La Reina Madre… Descansa”, se lee en el escrito, aunque en ninguno de los dos se especificó la causa de su muerte.
Nacida en Nueva York, Echánove se mudó a México desde joven para iniciar su carrera artística, que esperaba despuntara como bailarina, lo que la llevó a fundar el grupo de Danza Contemporánea de la Universidad de Guanajuato, para encontrarse con la actuación en los entremeses cervantinos.
“Ella era muy profesional, enamorada de su trabajo y se preocupaba muchísimo porque como ella era más bailarina que actriz, se sentía nada más bailarina.
“Y en efecto tenía hasta cuerpo de bailarina, se movía como bailarina pero también era una fantástica actriz pero a veces le tenía que recordar: ‘Es maravilloso lo que haces con tu cuerpo pero este personaje no es una bailarina'”, dijo Diana Bracho, quien compartió créditos con la estrella en producciones como Cuna de Lobos y Serpientes y Escaleras.
A su carrera se le atribuyen más de 19 títulos en la televisión en exitosas producciones como Cuna de Lobos (1986), Cañaveral de Pasiones (1996), La Dueña (1995), Rubí (2004) y Corazón Salvaje (2010); además de más de 30 largometrajes nacionales e internacionales como Serpientes y Escaleras (1992), Por Tu Maldito Amor (1990), Estas Ruinas Que Ves (1979), Alto Riesgo (1981) y Gringo Viejo (1989).
Lo que logró que a su paso se codeara con figuras nacionales como Emilio “El Indio” Fernández, Verónica Castro, Héctor Bonilla, Vicente Fernández, así como Gregory Peck y Jane Fonda.
“Era muy agradable con todos y entre nosotras nos llevábamos muy bien, platicábamos mucho de nuestras cosas, nos divertíamos mucho y hasta bailábamos, éramos muy alegres las dos.
“Fue una mujer muy libre que vivió como quiso, hizo lo que quiso, muy talentosa, muy bella, si bien con una vida con tormentos, porque pasó momentos familiares muy difíciles, pero siempre salió incólume”, destacó Bracho.