El relajamiento y que la ciudadanía insista en hacer su vida como en otros tiempos, notándose esto en la movilidad social y en el lleno que se observa en varios antros de esta capital y de otros municipios del estado, deja ver que hay autoridades del orden municipal que no están cumpliendo con su tarea y que podrían ameritar sanción por no ejercer el servicio público como les mandan los reglamentos y leyes.
Sergio Delfino Vargas, presidente de la Confederación de Colegios y Asociaciones de Abogados de México, refirió que a las autoridades municipales les ha faltado ser más tenaces en el cumplimiento de su deber, particularmente al área de Reglamentos que no se le ha visto del todo colaborativas, y esto se observa los fines de semana en el trabajo de varios antros que registran más del aforo permitido.
Resaltó que los empleados municipales encargados de vigilar el cumplimiento del acuerdo de salubridad que “se hagan de la vista gorda y no apliquen reglamentos o decreto”, podrían ser castigados por ejercicio indebido del servicio público, y “de acuerdo al artículo 169 fracción 12 del Código Penal del Estado, al no acatar la orden de un superior jerárquico sin caso fundado para ello, estarán faltando a la disposición”, y es que todos los días, pero más en fines de semana, no hay rincón de la ciudad que no sepa de la realización de una fiesta o convivencia con más de 50 personas, y hasta las clandestinas, pero no hay quien las interrumpa o castigue a los organizadores o participantes”.
Insistió que también podría ser aplicable el artículo 120 fracción primera del mismo Código Penal, por impedir la ejecución de una Ley, Decreto, Reglamento o resolución judicial mediante el uso de la fuerza pública, “al tener la autoridad y no ejercerla, también pueden ser procesados servidores públicos, incluyendo los de Reglamentos o policías que no acaten las disposiciones del Acuerdo emitido y vigente a partir del lunes pasado”.