Charlene Domínguez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Los apoyos que el Gobierno de Estados Unidos dio a sus trabajadores y la mayor necesidad de las familias en México han impulsado el monto histórico de remesas que recibe el País.
El pronóstico general era que con la pandemia el ingreso del mexicano en EU se iría a cero, pero muchos recibieron ayuda del Gobierno directa o indirectamente, explicó Alberto Laureano, director general de Barri Financial Group, empresa de servicios financieros y remesadores con presencia en 37 estados de EU.
En California hubo un fondo que otorgó apoyos a migrantes no documentados y eso también contribuyó al envío de remesas, refirió Juan José Li, economista de BBVA.
Para atender la necesidad de sus familias, los mexicanos en EU también buscaron cambiarse a oficios considerados esenciales para seguir trabajando y tener ingresos, dijo Laureano.
“El Gobierno de Texas dijo que la construcción era esencial, no ha parado y esa es una razón por la que el inmigrante mexicano ha tenido ingresos, porque se ha reinventado a oficios que sí son esenciales”, expresó.
El envío de remesas al País sumó 26 mil 395 millones de dólares de enero a agosto, el monto más alto desde 1995 para un periodo comparable. La cantidad promedio que envían los connacionales se mantiene en 330 dólares, pero el número de operaciones se incrementó en más de 900 por ciento, según Banco de México.
Susana, migrante en EU de Los Ángeles, California, perdió su empleo desde finales de marzo, pero encontró en otro giro.
“La ciudad de Downey me apoyó con un mes de renta, pero el hotel donde yo trabajo nos dio de baja, nos descansaron a todos los departamentos y me fui con el pago de mis vacaciones que apenas iba tomar, recibí el dinero de mis taxes (impuestos) que hago cada año y me cambié a una fábrica”, relató.
El Centro de Estudios Monetarios para América Latina (Cemla) calcula que, entre mayo y agosto, se incrementó en 643 mil 881 el número de plazas para mexicanos migrantes en EU y la tasa de desempleo es menor que para la población latina.
Jesús Cervantes, coordinador del Foro de Remesas de América Latina y el Caribe del Cemla, dijo que la desventaja de ingresos que tienen las familias en México se agudizó por el Covid y urgieron por más remesas.
“El ingreso de los inmigrantes es menor que el del año pasado y aún así están mandando más porque el familiar necesita más, están enviando un mayor porcentaje de su ingreso a sus familiares”.
En el segundo trimestre de 2020, Minnesota incrementó en 143 por ciento anual las remesas enviadas a México, Arizona 70 por ciento, Texas 18 por ciento y California 10 por ciento, muestran datos de Banxico.