Rolando Chacón
Agencia Reforma

SALTILLO, Coahuila.- Aunque en sus instalaciones, únicas en esta ciudad, han atendido a más de 22 mil personas en los últimos tres años, el Municipio de Saltillo le cortó totalmente el suministro de agua a la Casa del Migrante, donde actualmente hay familias con niños y bebés.
El sábado pasado, una cuadrilla de la paramunicipal Aguas de Saltillo entregó una notificación y dejó sin servicio al centro por un adeudo de 480 mil pesos, informó ayer Alberto Xicoténcatl Carrasco, director de la Casa del Migrante.
Xicoténcatl explicó que en los últimos tres años disminuyeron las donaciones, pero se incrementó el flujo de migrantes que, sin el apoyo de la casa, hubieran deambulado por las calles sin alimento, alojamiento ni atención médica.
Aunque es responsabilidad del municipio atender a los migrantes, señaló, la casa no recibe apoyo de la Alcaldía, y lamentó que el Ayuntamiento ni siquiera hubiera aceptado hablar para resolver el adeudo.
Tanto el pasado Alcalde de Saltillo, el panista Isidro López, como el actual, el priista Manolo Jiménez, han evadido el tema, afirmó.
En la actualidad, precisó, hay 70 personas, incluidas familias con niños y bebés, una embarazada a punto de dar a luz y personas que han perdido extremidades atropellados por el tren.
«La gente este día no se ha bañado, no se ha lavado las manos, los trastes están totalmente sucios, estamos paralizados, no hemos hecho nada.
«Durante 18 años hemos resuelto prácticamente el 99 por ciento de las necesidades que tendría que estar resolviendo el Estado (mexicano) en cuestión de migrantes», sostuvo Xicoténcatl.
Sólo este 2019, la Casa del Migrante atendió a casi 10 mil personas y más de 6 mil en los dos años anteriores.

¡Participa con tu opinión!