La semana inicia con un total de 16 mil 458 pruebas PCR realizadas de marzo a la fecha, entre las cuales la suma de resultados positivos al coronavirus SARS-CoV-2 es de 4 mil 296, de éstos 3 mil 149 pacientes se han recuperado y 231 han perdido la vida, aunque en contados casos no han alcanzado siquiera a tener el resultado del reactivo, pues al llegar en malas condiciones a recibir atención, por los síntomas presentados, se les ha hecho un estudio posterior.

El informe técnico presentado ayer por el ISSEA, reportó 78 pacientes positivos más que 24 horas antes, así como 7 fallecidos, 4 hombres de 65, 75, 67, y 90; así como 3 mujeres de 58, 66 y 62 años de edad.

De acuerdo a información proporcionada al ISSEA, hasta ahora las pruebas PCR, son las que han demostrado la efectividad, aunque el Gobierno del Estado adquirió también pruebas rápidas, pero éstas no son utilizadas para determinar si las personas son positivas o no al COVID-19, antes bien, son usadas para identificar si alguna persona que se ha recuperado ya generó anticuerpos, de acuerdo a información proporcionada por el ISSEA.

En una respuesta por escrito a la pregunta planteada de la misma forma, el ISSEA dio a conocer que hasta mediados de la semana pasada se habrían aplicado 1,051 pruebas rápidas desde que éstas llegaron a la entidad hace unas semanas, y con ellas, se ha logrado la identificación de 19 pacientes con inmunoglobina G reactiva, es decir, anticuerpos.

Para tal fin la administración estatal adquirió 10 mil pruebas rápidas, con las que se busca, mediante un muestreo de sangre, que el paciente tenga anticuerpos para combatir el COVID-19, cuyo resultado es posible conocerlo a los 10 minutos de su aplicación y se ha dicho de manera reiterada que éstas no sustituyen a la PCR que son las efectivas.

Estas mismas pruebas rápidas, se aplican a las personas que hayan superado la enfermedad del COVID-19 y quieran donar plasma para atender a pacientes graves, pues lo que se trata es de encontrar anticuerpos.