Lorena Becerra
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-De cara al inicio de la reapertura, la mayoría de la población dice sentirse cómoda al realizar actividades esenciales, como regresar a su trabajo o entrar a un supermercado. Sin embargo, otro tipo de actividades, como asistir a un restaurante o a un gimnasio, les incomodarían.
Así lo revela la más reciente encuesta nacional telefónica de Grupo Reforma a 400 adultos realizada entre el 12 y el 14 de mayo.
Solamente el 24 por ciento de los encuestados dice estar cómodo con mandar a sus hijos a la escuela si el próximo mes se levantan las medidas de confinamiento. Al respecto, cerca de tres cuartas partes de los estados han anunciado que terminarán el ciclo escolar de manera virtual.
El estudio revela la difícil situación en que se encuentran los mexicanos. Al 38 por ciento le preocupa principalmente no contar con recursos suficientes para cubrir sus necesidades básicas, al 36 por ciento le preocupa más contagiarse de coronavirus y al 24 por ciento le preocupan ambas posibilidades.
La gran mayoría de la población mexicana piensa que las cosas nunca volverán a ser como antes de la pandemia.
El porcentaje de gente que dice conocer a alguien que haya sido diagnosticado con coronavirus pasó de 4 a 25 entre el 6 de abril y el 18 de mayo. El 16 por ciento también dice conocer a alguien que haya muerto a causa de este virus.
Respecto al uso de cubrebocas, 8 de cada 10 mexicanos opinan que puede ayudar a frenar la propagación del virus.
La aprobación del Presidente López Obrador sobre su trabajo en este asunto se mantiene en 50 por ciento, igual que la medición del 28 de abril, y su aprobación también permanece constante.
Cabe destacar que el 61 por ciento de los mexicanos dicen no creer en las cifras oficiales de contagios y muertes por coronavirus, aunque la mitad dice seguir las conferencias vespertinas.
El personal de enfermería y los médicos son bien calificados por cerca del 90 por ciento de la población en su actuación ante la pandemia.
La actuación de los medios, por su parte, es bien vista por el 52 por ciento de los encuestados y reprobada por 28 por ciento.