José Díaz Briseño
Agencia Reforma

WASHINGTON, EU.- El Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, endureció ayer su postura en torno a la migración irregular y exigió al Congreso aprobar una iniciativa de ley que le permitiría cerrar temporalmente la frontera con México a los solicitantes de asilo, además de referirse a los indocumentados como «ilegales».
Al pronunciar su tercer Discurso sobre el Estado de la Unión, Biden mostró una faceta más dura en torno a la crisis migratoria y demandó al Partido Republicano enviarle la iniciativa de ley para limitar el asilo luego de que los cruces irregulares en la frontera con México superaran más 2.4 millones durante el año fiscal 2023.
«Este es el conjunto de reformas de seguridad fronteriza más duras que jamás hayamos visto. También me daría como Presidente nueva autoridad de emergencia para cerrar temporalmente la frontera», señaló Biden mientras era vitoreado por sus colegas demócratas.
A ocho meses de la elección presidencial, en la que se perfila a enfrentar al virtual candidato republicano Donald Trump, sólo 26 por ciento de los estadounidenses aprueban la gestión del demócrata en materia migratoria, según una encuesta realizada por la Monmouth University.
Entre diciembre y enero, la Casa Blanca inició negociaciones con senadores republicanos para redactar un proyecto que otorgaría a Biden poderes para cerrar temporalmente la frontera con México a los solicitantes de asilo, pero los republicanos en la Cámara Baja lo boicotearon a petición expresa de Trump.
En su respuesta al Discurso sobre el Estado de la Unión, el Partido Republicano acusó que la política de seguridad fronteriza del Presidente no sólo es responsable del incremento en cruces de migrantes, sino del fentanilo enviado por contrabando desde México.
«Esta crisis (en la frontera) es despreciable y la verdad es que es casi totalmente prevenible. Esta noche hay sillas vacías en mesas de cocina por los envenenamientos por fentanilo y por los horribles asesinatos (cometidos por migrantes)», indicó ayer la senadora republicana por Alabama Katie Britt.
En su intento por congraciarse con los grupos que piden soluciones más duras a la crisis migratoria, Biden se solidarizó abiertamente con los padres de Laken Riley, una joven de 22 años que fue asesinada en febrero en Georgia presuntamente por un migrante indocumentado de Venezuela.
Anoche, grupos pro-migrantes como el Centro Nacional de Leyes Migratorias criticaron duramente a Biden luego de referirse a los migrantes indocumentados como «ilegales».