Si algo tienen algunos funcionarios públicos es ser muy ingeniosos para crear nuevos impuestos o disfrazarlos con multas que rayan en la sinvergonzonería, lo que les permite afianzarse en el lugar que ocupan o aspirar a un ascenso, o en último caso vivir sin trabajar a través de un cargo político.

Además, no tienen que pensarle mucho para lograr sus fines, les basta con revisar lo que se hace en otras partes para presentarlas como propias, es el caso de las infracciones a los motociclistas, que primero se hizo en Guadalajara y después en Aguascalientes, con el mismo argumento de que son un “peligro” para los conductores de otros vehículos motorizados, ya que circulan sin precaución poniendo en peligro su vida y la de los demás, por lo que había que obligarlos – mediante multas – a que se sujetaran a las reglas de tránsito, pero más allá de su piadosa actitud lo que persiguen es obtener más recursos, al reflexionar que son miles de motociclistas y más de uno cometerá una falta, con lo que ahí encontraron un nicho para abultar el erario y al mismo tiempo reiterar la promesa de campaña, de que no habrá aumento a los gravámenes.

La actual administración federal sostiene una y otra vez que no aplicará nuevos impuestos ni se incrementarán los actuales, pero este período de gracia termina en 2021, ya que el compromiso es sólo en los primeros tres años, por lo que hay que obtener recursos en donde se pueda sin violentar ese acuerdo.

Con el apoyo de la bancada de Morena y sus compinches, además de una parte de los opositores, la Cámara de Diputados aprobó el pasado 10 de diciembre la creación de un Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil (celulares), que deberá abarcar información de cada línea telefónica, los datos biométricos de su titular y la información del concesionario, lo que permitirá tener una base de datos operada y regulada por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel).

Desde hace varias décadas se ha buscado tener un control sobre los mexicanos y lo más cercano fue el Registro Nacional de Vehículos (Renave), pero la concesión se le otorgó a un sinvergüenza argentino, que dejó a medias el programa para huir ante las acusaciones que pesaban en su contra de haber sido uno de los responsables de la guerra sucia en su país.

Ahora los diputados inventan un registro obligatorio de celulares, bajo el supuesto que permitirá mayor seguridad ante delitos como la extorsión y el secuestro, pero en el fondo se pretende tener, en primer lugar, un mayor control de los ciudadanos ya que sus datos personales están en la inscripción que haga, y en segundo que con ello se obligará a pagar cada cierto tiempo un tributo, mismo que por el momento no apareció en el dictamen que aprobaron 390 legisladores y que rechazaron 42, y seis se abstuvieron.

En esta riada se afecta a los menores de edad, que al igual que los que tienen 18 años y más, deben registrar la línea telefónica, móvil que deberá contar con el número de la línea, el número de serie o identificador único de la tarjeta SIM, la fecha y hora de la activación, nombre completo o razón social del usuario, número de identificación oficial  con fotografía, CURP del titular de la línea, datos biométricos y su domicilio.

Es sabido que son millones de niñas, niños y adolescentes que poseen un celular, que en muchos casos lo saben manipular mejor que los adultos, pero al mismo tiempo carecen de varios de los requisitos que necesitarán para dar de alta su celular ¿se eliminará su uso?, es la cuestión, además de que al hacerse un registro nacional hay una invasión a la privacidad y una posible violación al debido proceso y la presunción de inocencia, lo que actualmente ocurre cuando cualquier policía le arrebata a un detenido el móvil para “investigar” que hace con el, sin que exista de por medio el mandamiento y la vigilancia de un juez.

En resumen, los legisladores federales crean, modifican o alteran el contenido de la ley, sin que exista una consulta abierta para que opine Juan Pueblo, lo único que hacen es una faramalla de foros a los que asiste quienes de antemano están de acuerdo con lo que se va a dictaminar.

ACABA UNA ERA

Numerosos negocios crecieron al amparo de facturas falsas, lo que permitía pagar una bagatela de impuestos y al mismo tiempo sus propietarios se convertían en  prohombres, que no vacilaban en entregar grandes sumas de dinero para obras caritativas o patrocinar programas culturales, deportivos y sociales.

Se sabía quienes eran y la manera en que hacían crecer su capital, pero nadie se animaba a señalarlos directamente, ya que tenían el apoyo de “arriba”, era algo parecido a su antecedente, cuando se pagaba con cheques posdatados, lo que era una forma de “jinetear” el dinero, ya que les daba tiempo para obtener recursos y que el acreedor aceptaba ya que no tenía otra opción, porque era preferible que le pagara uno o dos meses después a que no lo hiciera, o que por lo menos tuviera en su poder el documento bancario con el que podía presionar para su pago y hasta presentar una demanda en caso de incumplimiento, aunque para ello tuviera que pasar tiempo, en tanto el deudor seguía haciendo de las suyas.

Informa la licenciada Pamela Cuevas Mendoza, delegada de la Procuraduría de la Defensa del Consumidor (Prodecon), que las empresas que Facturan Operaciones Simuladas (conocidas como EFOS) y que pretendan tramitar pérdidas fiscales indebidas, a partir de 2021 no podrán hacerlo al restringirse sus sellos digitales, actitud que fue prohibida desde este año.

En este sentido, apuntó, los contribuyentes que tienen problemas en su situación fiscal, o que están en la “lista negra” del Sistema de Administración Tributaria (SAT) no podrán acceder a la restricción temporal, porque en este caso es la cancelación definitiva de su sello digital, aunque podrán recurrir a la revisión para que el organismo demuestre si fue legal o no la medida.

La cuestión gravita en que si la restricción es temporal las empresas pueden seguir facturando, pero si es definitiva no pueden expedir ningún documento, con los problemas que esto significa.

Con las modificaciones al Código Fiscal, toda aquella empresa que facturaba con operaciones simuladas o que tramitan pérdidas indebidas, no tendrán otra oportunidad, sino que pasarán a la clandestinidad y cuyos clientes pueden enfrentar problemas similares al considerarse que hay complicidad, por lo que es preferible remitirse a aquel consejo de los 80 del siglo pasado, que a Lolita no se le engaña, por lo que pagas los impuestos que corresponden o a sufrir las consecuencias.

PELOTA SALTARINA

La visión está según el lugar que se ocupe en la cancha, por lo que tratándose de las dependencias gubernativas cada quien actúa conforme a las instrucciones que recibe. En el caso de la administración estatal se pretende consolidar los empleos y acrecentar su número mediante apoyos financieros o de ofrecer cursos y seminarios en que puedan identificar qué deben hacer para mejorar el nivel de producción y de ventas, pero este esfuerzo se pulveriza con la actitud de los “guardias revolucionarios”, que por quítame esas pajas han ordenado el cierre de 278 negocios, en su mayoría de poca cuantía pero que le daban trabajo a un número importante de personas, en tanto la Oficina de Reglamentos Municipales capitalino les hace la competencia, que a finales de noviembre pasado dispuso la clausura de los puestos que se encontraban en el pasaje Ortega, por presuntamente carecer del permiso correspondiente, lo que se hizo justamente en la cercanía de la temporada en que podían tener mejor venta, con lo que pudieran resarcirse de las pérdidas que han sufrido a lo largo del año ante el cierre a que fueron obligados. Es posible que no tuvieran autorizaron para estar ahí, pero había varios que llevaban hasta 35 años en esa situación, por lo que cabría preguntar quien es más culpable ¿el que no paga plaza, o el que ha sido indolente en cobrarla? Lo más lamentable es que no les dieron ninguna opción, sólo que se levantaran la mercancía, sin importar que con ello se les arrebatara el derecho de trabajar y obtener lo necesario para su manutención, pero qué se puede esperar con este tipo de burócratas.

¡Participa con tu opinión!