Por falta de previsión o desconocimiento, las familias no aseguran su casa contra robo y siniestros; ponen en riesgo su patrimonio, cuando el pago de la póliza al año es bajo, señaló el presidente de la Canaco, Humberto Martínez Guerra.

Mencionó que no llega ni al 1%, las personas con posibilidades de asegurar su casa; y no lo hacen porque creen que no lo necesitan y dejan las cosas al azar, aunque luego les resulte contraproducente.

Habló de los seguros denominados “a todo riesgo”, que incluyen robo, incendio, rotura de cristales, responsabilidad civil, si por accidente la persona rompe una pantalla u otros objetos de valor en centros comerciales, así como la atención médica en caso de que el perro muerda a un vecino; cubre muchos riesgos que puede sufrir la familia o la casa.

Pero con el argumento de que “a mí no me va a pasar”, se menosprecia el aseguramiento.

El especialista en el ramo ejemplificó que por una casa que cuesta tres millones de pesos, el pago anual sería de tres o cuatro mil pesos y el contenido representa el 80%, es decir que el inmueble se asegura por 5.4 millones de pesos, ya que se trata de pólizas paquete.

Lo que no procede es la “desaparición misteriosa”; se refirió al reporte de la pérdida de un sobre con dinero, pero cubre el robo con violencia, que se demuestra con un vidrio roto por donde entró el ladrón o una chapa vencida.

También se puede especificar el aseguramiento de artículos de uso personal que son sustraídos en el trayecto al trabajo, como la laptop.

Y aunque es más socorrido el seguro de autos, sólo el 30% cumplen con esta obligación, es decir que el 70% “se la juegan”; aproximadamente 350 mil vehículos no están protegidos en Aguascalientes.

Por ley es obligatorio el seguro de responsabilidad civil, que cubre los daños que puedan causarse a otras personas; dependiendo el tipo de vehículo y el modelo, es el costo anual; las tarifas son muy accesibles y las cantidades ínfimas, en relación a lo que se pagaría en un percance mayor.

A causa de un choque, hay personas que se ven obligadas a vender hasta su casa para cubrir los gastos de los daños ocasionados, lo que puede evitarse.

Las estadísticas indican que en los países donde se lee más, hay mayor cultura de la previsión, añadió al recomendarle a la población pedir cotizaciones en diversas compañías aseguradoras, y optar por la opción que más les convenga y esté acorde a sus posibilidades económicas.