Érick Rodríguez
Agencia Reforma

GUADALUPE, NL.- Con un gol del canterano Alfonso Alvarado y jugando con un hombre menos casi 30 minutos debido a la expulsión de Matias Kranevitter, los Rayados avanzaron a Semifinales de la Copa MX, tras vencer anoche 1-0 al Santos.

La escuadra abiazul mostró dominio y tuvo opciones, pero no fue tan contundente, dejando crecer a un cuadro lagunero que terminó volcado sobre el arco rayado, pero que, sin concretar, quedó eliminada del certamen.

Monterrey, que esta noche salió a jugar con varios titulares, enfrentará en Semifinales a los Bravos de Ciudad Juárez.

Apenas arrancó el duelo, Rayados se puso adelante en el marcador, Jesús Gallardo dio un pase a Avarado, que en linderos del área se quitó a dos jugadores y sacó un tiro cruzado que dejó sin oportunidad al arquero Carlos Acevedo.

Monterrey tuvo opciones para acrecentar la ventaja, pero Alvarado perdonó al 24′, y el arquero santista desvió un disparo con olor a gol de Kranevitter.

Luis Cárdenas, arquero albiazul, tuvo también injerencia en el marcador, al desviar primero un tiro de Adrián Lozano y luego un centro al área de Diego Valdez.

Apenas arrancó el segundo tiempo, Janssen parecía hacer el segundo, pero el tanto fue anulado por fuera de lugar y luego Acevedo salvó a Santos al desviar con un manotazo un sólido cabezazo de César Montes.

Gerardo Artega tuvo la mejor de Santos al 59′, al estrellar un balón en el travesaño.

Tras dar un planchazo inecesario a Alan Cervantes, Kranevitter vio la roja al 62′ y facilitó que el rival se fuera al frente.

Mohamed hizo rápido ajustes; sacó a Alvarado por Jonathan González, luego Janssen salió entre aplausos por Rogelio Funes Mori.

Santos metió la carne al asador al entrar Julio Furch por Orrantia, luego Édgar Gámez por Diego Valdez.

Los cinco minutos de compesación parecieron eternos, y la afición empezó hacer su partido, apoyando a Rayados y presionando al rival y al árbitro.

“¡Dale, dale, dale Rayados!”, gritaba la afición, mientras pedía la hora.

Al final hubo festejo en el BBVA, con unos Rayados que son sotaneros en la Liga, pero que en la Copa MX ya son semifinalistas.