Las dos primeras jornadas dejaron muchas dudas en torno a la selección argentina, que aunque sacó 4 de 6 puntos posibles, no tuvo un desempeño destacado en el campo sufriendo de más ante rivales en el papel inferiores. Este lunes Scaloni decidió mover bastante su once inicial mandando a Ángel Di María, Sergio Agüero, Alejandro “Papu” Gómez y Lionel Messi como titulares, formando una cuarteta de jugadores ofensivos muy interesante.
La apuesta resultó para Argentina que en los primeros minutos ante Paraguay tuvo varias acciones de peligro gracias a la movilidad de todos sus delanteros. Pronto llegó la recompensa en una jugada iniciada por Messi desde la mitad del campo, el astro del Barcelona le cedió la esférica a Di María que metió un pase preciso al espacio para el movimiento del “Papu” Gómez, que ante la salida del arquero picoteó la pelota abriendo la pizarra al minuto 10 de acción.
El ir ganando le dio tranquilidad a Argentina que trató de controlar el partido manejando el balón, algo que no logró del todo con algunas llegadas de Paraguay que no incomodaron tanto el arco albiceleste. El partido se volvió ríspido con alguna que otra llegada de ambos lados, pero la paridad se mantuvo los 90 minutos, otorgando una victoria por la mínima que pone a Argentina ya clasificada a cuartos de final con siete puntos de nueve posibles y marcando el segundo mejor registro del torneo solo por detrás de Brasil.