Claudia Guerrero y Antonio Baranda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El tramo 5 del Tren Maya, que va de Cancún a Tulum, avanza sin contar con Manifestación de Impacto Ambiental (MIA).
Ayer, la Secretaria del Medio Ambiente, María Luisa Albores, confirmó que un decreto ha permitido que la obra no se detenga, pero que los estudios y permisos ambientales son provisionales, a diferencia de los tramos 1, 2 y 3, que ya tienen manifiestos definitivos.
«Lo que se hizo fue que el 22 de noviembre de 2021 se publicó un decreto para hacer permisos provisionales. No quiere decir que no se estén haciendo estudios técnicos y de impacto ambiental. Estamos trabajando con cada uno de los consorcios y con Fonatur», señaló Albores.
El Tramo 5 del Tren Maya ha tenido ajustes en su trazo original y en su ruta fueron encontrados vestigios prehispánicos el pasado 19 de abril, específicamente una especie de cueva que pudo servir para almacenar alimentos u objetos litúrgicos o ceremoniales.
Además, la asociación civil «Defendiendo el Derecho a un Ambiente Sano» advirtió que en la zona hay ríos subterráneos, cavernas y cenotes que podrían ser dañados por la obra.
Ayer, la titular de Semarnat justificó que trabajan con permisos provisionales porque después de los ajustes del trazo, están yendo sobre una ruta que ya existía.
«Las más de 609 relocalizaciones son porque hay gente que vivía sobre las vías», afirmó.
Ese Tramo 5 correría primero en medio de la carretera a Tulum con algunos segmentos elevados, luego se anunció que pasaría frente a los hoteles de la zona, pero al final se confirmó que cruzará un tramo de selva y que deberán retirar 300 mil árboles para abrir la brecha al tren.
Albores alegó, además, que en la zona hay empresas que han construido grandes desarrollos sin estudios ambientales.
«Xcaret es un grupo que prefiere pedir perdón que pedir permiso, nunca han presentado estudios de impacto ambiental. El proyecto Xcaret no tiene permiso, no pasa la propuesta, está clausurado temporalmente», mencionó.
En tanto, el Presidente Andrés Manuel López Obrador atribuyó a Xcaret la campaña #SélvameDelTren con ambientalistas para buscar detener la obra del Tren Maya.
«Intensificaron más, con los pseudoambientalistas alcahuetes, la campaña contra el Tren Maya, pero no vamos a permitir que se detenga una obra que va en beneficio de todo el Sureste, nada más por la protección de intereses, de grupos económicos que alquilan o compran a pseudoambientalistas, comunicadores, columnistas y medios de comunicación», agregó.

¡Participa con tu opinión!