El boxeo mexicano es uno de los deportes que más preseas ha traído al país en la historia de los Juegos Olímpicos, pero en esta edición fueron solamente tres los boxeadores que se llevaron a Tokyo, dos de ellas fueron eliminadas en la primera ronda y solamente quedaba Rogelio Romero Torres como la única esperanza de poder conseguir una presea olímpica este año.
Romero tuvo su primer combate la madrugada de este miércoles enfrentando a Luka Plantic de Croacia. En el primer round todos los jueces vieron ganar al croata que aprovechó una guardia baja del mexicano para impactar varios golpes. No obstante, el pugilista mexicano reaccionó en los dos siguientes rounds en un combate de poder a poder en donde Romero terminó ganando los dos siguientes rounds para llevarse el combate por 4-1 en decisión dividida que lo impulsó a los cuartos de final en la categoría de los semi pesado, es decir, 75-81 kilogramos.
Romero volverá a pelear hasta mañana por la madrugada cuando se mida al actual campeón de la categoría que ganó el oro en Río 2016, el cubano Arlen López que ganó por decisión unánime su primera pelea del torneo. Ésta será una prueba más que complicada para Rogelio Romero que si logra avanzar estará asegurando por lo menos la medalla de bronce en otra esperanza que tiene México de medalla.