Una buena dosis de paciencia es la que deben tener los automovilistas que transitan por Ciudad Industrial; y es que los trabajos de repavimentación implican el cierre de algunos carriles y la circulación por los que permanecen habilitados, es realmente lenta. La esperanza es que todo fluirá una vez que las obras concluyan.