Charlene Domínguez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Mientras que México apenas avanza en el uso de la biometría para combatir fraudes como la suplantación de identidad, otros países ya exploran la biometría del comportamiento, tecnología que permite identificar eventos de robo o extorsión a los usuarios en tiempo real.
En el País, una de las mayores preocupaciones de los bancos es la autenticación del usuario (asegurarse de que la persona que ingresa, sea quien dice ser); cuando Estados Unidos, Alemania, Francia, España, Italia, Reino Unido ya estudian niveles de estrés de la voz, tiempo de interacción y modo de operación de los usuarios.
Más allá de la autenticación, es decir, ya cuando el usuario está haciendo uso de la banca móvil o electrónica, los biométricos de comportamiento permiten identificar si, por ejemplo, alguien físicamente a lado del cliente lo está obligando a hacer transferencias de dinero, explicó Manuel Moreno, director en la firma de ciberseguridad e identidad digital IQSEC.
Si alguien entra a una casa a robar, encuentra a una persona ahí y la amenaza para que le haga un traspaso de todo lo que tiene en su cuenta, la biometría del comportamiento detecta el estrés generado por esa situación
Identifica que esta persona que normalmente accede para consultas de sus estados de cuenta o pago de servicios de cable o luz, ahora está haciendo traspasos fuertes, abundó el directivo.
A través de un análisis en tiempo real, los biométricos del comportamiento miden el tiempo que un usuario tarda en interactuar o cerrar una operación, estos biométricos recaban información y determinan que esta persona cuando hace un traspaso de ciertos montos se tarde entre 3 y 5 segundos, por ejemplo.

¡Participa con tu opinión!