Aguascalientes está avanzando en impartir justicia con perspectiva de género, un modelo dictado por la Corte para hacer realidad el derecho a la igualdad y responder a la obligación constitucional y convencional de combatir la discriminación a través de sentencias.

“Por tratarse de un cambio cultural, el proceso llevará su tiempo, no obstante la capacitación, preparación y sensibilización de quienes imparten justicia está abriendo camino en ese sentido”, señaló Rosalba Ramírez Salazar.

La titular de la Unidad de Igualdad y Género del Poder Judicial del Estado recalcó que el término perspectiva de género suele percibirse con aplicación exclusiva para mujeres, sin embargo es un método de análisis para ver las relaciones entre hombres y mujeres.

“A partir de ello, de sus diferencias biológicas y de los roles y ámbitos diferenciados para ellos y ellas en la sociedad, es posible encontrar el punto en que generan desigualdades en la manera en que se relacionan y la tarea es atender para que ambos estén en igualdad de condiciones”.

En entrevista, explicó que juzgar con perspectiva de género nos va a ayudar a constituir una sociedad en donde todas las personas tengan el mismo valor, los mismos derechos y también las mismas oportunidades en todos los ámbitos.

Es decir, las puertas deben abrirse por igual en lo laboral, escolar, político, cultural y cada espacio social que exista, incluido el Poder Judicial para que su desempeño se lleve a cabo con esa perspectiva para la impartición de justicia.

En ese sentido, Ramírez Salazar indicó que con esa visión cuando se dicta una sentencia, el juzgador va a hacer un análisis e identificar la situaciones de desigualdad que hay entre las partes, todas las relaciones asimétricas de poder y de vulnerabilidad, antes de pronunciarse.

“De esta manera se garantiza a las personas que se les está protegiendo en su derecho a la igualdad y a la no discriminación”, agregó.

Finalmente, dijo que en esta tarea los derechos humanos y la igualdad de género son pilares fundamentales en todas las acciones que se vayan a realizar, en las decisiones que haya que tomar, ya sean administrativas o de impartición de justicia, para que se adopte esa cultura de respeto y no discriminación que debemos gozar todos.