Claudia Salazar y Martha Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Morena y sus aliados aprobaron ayer el dictamen de la reforma eléctrica que hoy, en el pleno de la Cámara de Diputados, se encamina a topar con pared.
El dictamen que plantea establecer un monopolio de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en la generación y comercialización de energía eléctrica avanzó en las Comisiones Unidas de Energía y Puntos Constitucionales con 47 votos a favor y 37 en contra.
La propuesta de modificaciones a los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución lleva implícita también la cancelación de todos los contratos existentes con la iniciativa privada para la generación de energía.
Pero aunque avanzó ayer, para ser aprobado en el pleno de la Cámara de Diputados se necesita el aval de las dos terceras partes de los legisladores presentes y la Oposición confirmó ayer que sus bancadas irán juntas en los votos en contra, por lo que se prevé que hoy la reforma será rechazada y desechada.
Durante el debate, los diputados chocaron en su visión de una reforma eléctrica que beneficie al país, en sus conceptos sobre seguridad y soberanía energética, en la participación de la iniciativa privada y en la transición hacia fuentes limpias de energía.
Por Morena, Andrea Chávez señaló que la reforma propuesta por el Ejecutivo federal es nacionalista y devolverá al Estado la soberanía y seguridad energética, además de ayudar a «cavar» los caciquismos privados extranjeros que se adueñaron de mercado eléctrico, a costa de la mayoría del territorio nacional y de las finanzas públicas.
Del PRI, Pedro Armentía afirmó que es mentira que con la reforma vayan a bajar los precios de la energía eléctrica, además de que advirtió que, con presiones, no van a lograr acuerdos con la Oposición.
El panista Humberto Aguilar Coronado dijo que la iniciativa presidencial contraviene los principios básicos de la Constitución que otorga derechos a las y los mexicanos de contar con un medio ambiente sano y saludable.
El perredista Mauricio Prieto reclamó que la reforma no atendió las propuestas expuestas en el Parlamento Abierto ni hubo disposición para negociar.
Por Movimiento Ciudadano, Salvador Caro Cabrera, acusó que la reforma de Morena busca beneficiar a los negocios del actual Gobierno.
El petista Gerardo Fernández Noroña respondió que no era el funeral de la reforma eléctrica, sino de la Oposición.

¡Participa con tu opinión!