Claudia Salazar y Martha Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La Comisión de Justicia aprobó la reforma judicial que le permitirá al Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arturo Zaldívar, y a integrantes del Consejo de la Judicatura prolongar dos años su encargo, a pesar de todas las advertencias de que es una medida que va contra la Constitución.

Por un momento, en la comisión había un empate.

En la plataforma de Zoom se escuchó decir a la diputada de Encuentro Social, Nancy Reséndiz, “el pinche Mier está diciendo que la votemos”.

Había 30 legisladores registrados y Morena necesitaba 16 para aprobar el dictamen. Al final, se aprobó con 17 votos a favor y 13 en contra.

Durante el debate, el ex presidente de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, señaló que la intención de alargar la gestión de Arturo Zaldívar por dos años más no solamente es una reforma contra la Constitución, sino que lo es también contra la Nación.

Acusó que es una imposición del Ejecutivo y que el Consejero de la Presidencia dio argumentos débiles para sostenerla.

Manifestó que aquellos que argumentan que ya se alargó antes el período de magistrados electorales, no deben ponerlo como pretexto, porque es hacer que se repita una falta constitucional, aunque la misma Corte la haya avalado.

Muñoz Ledo advirtió a los diputados que al aprobar la reforma cometen el delito de perjurio y que estarán en desacato de la Constitución.

El diputado de Morena dijo que en menos de 24 horas estarán hablando ministros de la Corte y advierte que el argumento del Ejecutivo, de que sólo Zaldívar puede encabezar la reforma al Poder Judicial, los califica como incompetentes para desempeñar el mandato de la Presidencia de la Corte.

“Hay una descalificación a los ministros. Están declarando que ningún miembro de la Corte tiene la competencia, que no tiene la posibilidad de ocupar la Presidencia y la realidad es otra, lo que quieren es un Presidente a modo”, condenó.

El priista Enrique Ochoa, secretario de la Comisión de Justicia, manifestó que la reforma que favorece alargar el periodo del ministro Saldívar y de los miembros del Consejo de la Judicatura no puede estar por encima de la Constitución.

“Un artículo de ley secundaria no puede modificar el periodo de temporalidad y mecanismo de elección que establece la Constitución”, expuso Ochoa.

Dijo que la reforma que se propone en el artículo 13 transitorio es equivalente a que los actuales diputados aprobaran una reforma para prolongarse el cargo de tres años después de las elecciones del 6 de junio.

La morenista Lorena Villavicencio leyó los artículos de la Constitución que hablan del periodo del Presidente de la Corte y de los consejeros de la Judicatura y les recordó a los diputados que juraron respetarla y hacerla valer.

“Me parece clarísimo que un transitorio de una ley secundaria no puede pasar por encima de la Constitución. El hecho de hacerlo tiene el mensaje que lesiona seriamente al Estado derecho ¿qué van a decir los mexicanos cuando escuchen que la Cámara Diputados, no sólo el Senado, que la Cámara tuvo la posibilidad de rectificar y aprobó el transitorio? El mensaje es que no importa la Constitución y que los fines justifican los principios, el respeto a la Constitución, en un país donde hay niveles graves de impunidad.

“Respeto al presidente de la Corte, pero no podemos en esta Legislatura hacer trajes a la medida, las leyes son obligatorias, generales, abstractas e impersonales, de lo que se trata es de fortalecer a las instituciones, ese es el mandato que tenemos”, dijo Villavicencio.

La presidenta de la comisión de Justicia, la panista Pilar Ortega, indicó que la minuta del Senado tiene importantes reformas para el Poder Judicial, pero se pierden con el artículo 13 transitorio, que se incorporó de última hora en el Senado.

“El transitorio nulifica el resto de las reformas, porque esta parte establece y tiene muy claramente una disposición inconstitucional y sus alcances son muy graves”, alertó.

El diputado Rubén Cayetano señaló que en tribuna del Pleno dará argumentos que justifiquen la necesidad de la reforma.

“Voy a favor y mis argumentos los tengo bien sostenidos, jurídica, política y éticamente. No le tengo ningún temor al juzgamiento, al análisis público que se deba hacer, necesario, en un asunto de esta naturaleza.

“Vamos a sentar un precedente, pero va a hacer bien de la Constitución, del Poder Judicial, de la Suprema Corte, a la que le hicimos una reforma judicial, con anillo al dedo, un traje a su medida y para bien del pueblo de México”, dijo el legislador, abogado de profesión.