El Obispo de la Diócesis de Aguascalientes, Juan Espinoza Jiménez, hizo un llamado a desempolvarse, vigorizar y revitalizar la Iglesia Católica, en el marco de la bienvenida a los trabajos de la séptima asamblea para el V Plan Diocesano de Pastoral.
El líder católico manifestó que la comunidad religiosa debe tener una característica de alegría por su acercamiento a Dios, en el fin de trazar el trabajo pastoral, frente a la realidad social, la doctrinal y la eclesial hacia el año 2033.
Expuso que existen urgencias en el proyecto diocesano dentro del marco social, en donde destaca la familia, la formación cristiana y la promoción de la evangelización y catequesis, especialmente en los jóvenes, frente a las múltiples ideologías.
Manifestó que el objetivo de la Iglesia en Aguascalientes, es que debe ser encarnada, del pueblo de Dios, unida, samaritana y mariana, dentro de los cinco rasgos que la definan.
Espinoza Jiménez reconoció el trabajo efectuado por los obispos antecesores, así como quienes integran el presbiterio, con sacerdotes y laicos que han dado forma a la iglesia, pero es necesario dar más fuerza y consistencia.
Destacó que también se debe motivar a los laicos para participar de manera activa con alegría, sin amargura, como actores que han colaborado con la iglesia de manera destacada en la diócesis.
Subrayó que en Aguascalientes se mantiene el respeto hacia la figura del obispo, del sacerdote, así como a los padres de familia, como parte de una brújula en la que se debe trabajar en conjunto.