El clima de Calvillo ha permitido a varios de los productores que tradicionalmente se dedicaban a la producción de guayaba, experimentar satisfactoriamente con otros productos, es el caso del aguacate, el limón, la pitahaya e inclusive volver a sembrar nopal para forraje que además, permite la recuperación de las tierras, de ahí que la reconversión ha sido favorable para quienes ya son parte de nuevas actividades agrícolas.
El presidente de Comité Estatal Sistema Producto Guayaba, Miguel Martínez Rubio, dio a conocer que varios de los productores de guayaba ahora tienen cultivos combinados en sus tierras, sin dejar la tradicional fruta de esa región, siendo el aguacate uno de los que ha dado buenos resultados.
Es así que en la actualidad son más o menos una veintena que ya trabajan el aguacate y tienen un mercado establecido y con buen valor en el mercado, lo que también permite la recuperación económica a quienes han incursionado, por lo que esas experiencias son atractivas para otros productores.
Por lo pronto son poco más de 50 hectáreas dedicadas al aguacate hasta ahora, pero hay posibilidades de que éstas sean cada vez más, combinadas con otros cultivos y de esta manera haya posibilidades de sacar adelante al sector primario de esa región.
PIONEROS. Desde hace aproximadamente 5 años en que los primeros agricultores se atrevieron a incursionar en la reconversión, algunos no convencidos pero sí con la inquietud de probar, todavía hay incertidumbre, dijo, pero también se tiene la experiencia de contar con un buen clima que favorece a este tipo de productos como es el aguacate y de acuerdo a las capacitaciones y experiencias compartidas, el entusiasmo impera en muchos, porque han escuchado de las amplias posibilidades de que sea inclusive más rentable que la guayaba.
ALTERNATIVA. Lo que ha quedado claro a muchos guayaberos es que “la reconversión productiva es buena alternativa, y tal vez la mayoría no quiera dejar la guayaba, pero parte de las tierras se pueden dedicar a otra cosa como es el aguacate”, por el que han apostado varios agricultores que están por levantar su cosecha y con el paso de los años mejorar la calidad.
Mencionó que hasta ahora el líder en calidad de aguacates es Michoacán, y si aquí ya hay quienes también se dedican a esto, no es con la intención de desplazar a nadie, sino de ofrecer alternativas y hacer rentables las tierras aprovechando el clima.
Martínez Rubio comentó que el aguacate Hass que es el que se ha establecido en las huertas calvillenses, tarda alrededor de 3 años en dar su primera producción, por lo que ya están por levantar cosecha e inicialmente se estima que se quedará para el mercado local y una parte, tienen la intención de enviarla al extranjero.