Moisés Ramírez
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- A septiembre, el presupuesto federal para obra pública lleva un avance de sólo 30 por ciento, lamentó la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC).
Francisco Solares Alemán, presidente nacional del organismo, pidió al Gobierno federal acelerar la aplicación de los 660 mil millones de pesos de gasto público que se aprobó para este año.
«Todavía falta un alto porcentaje que esperamos se ejerza en lo que resta del año; también es importante realizar una mejor distribución del gasto, pues en 2022 sólo dos estados, Tabasco y Campeche, concentraron 73 del presupuesto», expuso.
El retraso se ha dado en el contexto de un fuerte encarecimiento de los materiales para construcción este año que amenaza con extenderse en 2023.
En agosto, 93 por ciento de los 49 materiales para construcción censados por el Inegi reportaron incrementos anuales en precios a nivel productor, es decir, sin incluir el margen del comercializador.
En 39 de ellos los incrementos fueron de doble dígito, muestran cifras del Inegi.
Solares Alemán señaló que dadas las necesidades de mejora de infraestructura que requiere el País, es necesario que el Presupuesto de Egresos de 2023 reconozca la inflación general de los materiales, la cual fue en agosto de 14.7 por ciento anual.
«La inflación de los materiales no es por una fuerte demanda interna, sino que, en la gran mayoría de los insumos, responde a factores externos y es necesario que esto se reconozca en la elaboración del presupuesto en infraestructura del año entrante, pues la inflación de nuestro sector supera en mucho al Índice Nacional de Precios al Consumidor», indicó.
Del alza de los materiales, de acuerdo con el Inegi, los que presentaron los mayores incrementos anuales en agosto fueron el asfalto, con 58 por ciento anual; las maderas para estructuras, 29.8 por ciento; los tubos conduit de PVC, 22.8 por ciento; los impermeabilizantes, 18.6 por ciento, y el cemento gris, con 17.5 por ciento.
En contraste, los productos de acero presentaron bajas en sus precios respecto al mes previo, pero un resultado mixto en el comparativo anual.
En agosto, la varilla y el alambrón quedaron todavía con alzas anuales de 13.9 y 6.6 por ciento, respectivamente, en tanto que la malla de acero y los castillos armados presentaron bajas de 3 y 1 por ciento, también en ese orden.