Martha Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Morena y sus aliados en el Senado avalaron una reforma a la Ley de Amnistía que le permite al Presidente otorgar este beneficio de manera directa.
La modificación aprobada en las Comisiones Unidas de Justicia y de Estudios Legislativos Segunda, adiciona un artículo 9 a dicha norma, para establecer que al otorgar la amnistía, el jefe del Ejecutivo federal no deberá sujetarse al procedimiento establecido cuando se trate de personas que aporten elementos comprobables útiles para conocer la verdad de hechos relevantes para el Estado mexicano.
De acuerdo con el dictamen, avalado con 18 votos a favor, nueve en contra y dos abstenciones, en estos casos no será aplicable lo dispuesto en el artículo 2 de la Ley de Amnistía.
Ese artículo señala que la amnistía no puede ser aplicada a personas indiciadas por los delitos considerados en el artículo 19 constitucional, es decir, a aquellos que ameritan prisión preventiva oficiosa o a quienes hayan cometido delitos graves del orden federal.
Tras advertir que está en contra de que sean liberados delincuentes, el morenista Reyes Flores anunció que votaría en contra del dictamen.
«Yo me resisto a que se suelte a un delincuente, punto. Me resisto, los quiero ver en la cárcel, yo no los quiero ver sueltos, quiero ver más en la cárcel, andan muchos sueltos de por sí ya», dijo.
Por el Grupo Plural, el senador Germán Martínez acusó que la reforma lleva a la ley el principio de abrazos, no balazos a los delincuentes.
«No podemos llevar a la Constitución el principio de abrazos y no balazos a los criminales. Lo digo así, perdónenme, del bloque de regularidad convencional pasamos al bloque de regularidad constitucional, al bloque de regularidad legal y ahora vamos a la regularidad de la complicidad con el crimen», dijo.
Martínez advirtió que en la división de poderes, un Poder Legislativo no regala este tipo de atribuciones.
Damián Zepeda, del PAN, indicó que la reforma tiene como único beneficiario al Presidente de la República en turno, porque al darle la oportunidad de «perdonar a quien sea», lo hace más poderoso de lo que ya es.
Indicó que la modificación le permite perdonar, sin intervención de la Fiscalía, de un juez o de la Corte y sin que medie procedimiento alguno a quien sea, incluyendo a quien haya cometido alguno de los delitos considerados en el artículo 19 constitucional, que son los más graves que se pueden cometer en el país.
Imelda Castro, de Morena, afirmó que la propuesta es parte del concepto de la justicia transicional y de una sociedad que quiere transitar de la violencia a la pacificación.