Roberto Castañeda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Morena y sus aliados aprobaron anoche, tras un acalorado debate, la reforma que permitirá a la Defensa Nacional tener el control operativo y administrativo de la Guardia Nacional.
La reforma prosperó con 71 votos en favor y 51 en contra, todos de la oposición. El amago del coordinador de Morena, Ricardo Monreal, y senadores morenistas y del Partido Verde que le son leales, de votar en contra de la iniciativa presidencial, no se cumplió.
El zacatecano decidió abstenerse y el resto de los suyos votaron en favor desconociendo su promesa hecha al bloque opositor de no dejar pasar la propuesta.
En lo más álgido del debate, la senadora panista Lilly Téllez acusó a los morenistas de ser «cómplices» de un pacto urdido con el crimen organizado auspiciado por el Presidente López Obrador y ahora militarizar al País. De inmediato, senadoras y senadores de Morena comenzaron a gritarle «¡traidora!», pues no le perdonan haber abandonado al grupo oficialista para pasarse al PAN.
Molesto, el senador morenista Héctor Vasconcelos anunció que presentaría una demanda «por daño moral» y difamación contra Téllez.
En tribuna y en pancartas opositores advirtieron: «nos vemos en la Corte», donde la decisión será controvertida. El chiapaneco Eduardo Ramírez replicó: «Ya nos veremos».