Claudia Salazar y Martha Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- A pesar de los cuestionamientos de especialistas, académicos y representantes del sector empresarial a la reforma que equipara la defraudación fiscal con delincuencia organizada, la Cámara de Diputados aprobó sin cambios la minuta que recibió del Senado.
Con 318 votos a favor (Morena, PT, MC, PVEM, PES y 1 voto del priista Rubén Moreira), 121 en contra (PAN, PRI, PRD) y 3 abstenciones, fue aprobado el proyecto de decreto que busca atacar la defraudación fiscal, las empresas fantasmas y la emisión de facturas falsas.
La iniciativa incluye en el catálogo de delitos cometidos por la delincuencia organizada, la defraudación fiscal y la defraudación fiscal equiparada; además de que considera como amenaza a la seguridad nacional y como delito que amerita prisión preventiva oficiosa, la comisión de ilícitos en contra del fisco federal, como la expedición, venta, compra o adquisición de comprobantes fiscales que amparen operaciones inexistentes.
En el caso de un “delito fiscal básico”, como es recurrir a engaños o defraudación por cualquier monto, será sancionado con prisión, de 2 meses a 9 años.
Mientras que en el “delito fiscal grave”, como defraudar más de 9 millones de pesos, la sanción será de 3 meses a 13.5 años, además de que operará la prisión preventiva y no habrá salidas alternas.