El manejo que se ha dado a la pandemia durante la primera parte del año en Aguascalientes por parte de las autoridades estatales, ha dado resultados tangibles y que dejan ver un equilibrio entre la salud y la economía, consideraron empresarios locales, luego de reunirse ayer con el mandatario Martín Orozco Sandoval y el equipo de salud del Gobierno Estatal.

Como lo han hecho semanalmente prácticamente desde que inició la pandemia en el estado, con el gabinete de salud del Gobierno Estatal, líderes empresariales coincidieron en señalar que con los resultados que se presentan ahora, cabe la posibilidad de que las actividades educativas se reinstalen, pues esto generaría efectos positivos en estudiantes, padres de familia y el sector económico local.

Sobre el tema, Raúl González Alonso, presidente del Consejo Coordinador Empresarial subrayó que luego de un año complicado, finalmente se observa una tendencia al alza en el desempeño de la economía y la actividad de las empresas, así como un importante descenso en los números de contagios, fallecimientos y hospitalizaciones.

Por su parte, el presidente del Colegio de Economistas, Gil Gordillo, destacó que la colaboración entre las diversas esferas ha sido fundamental para la recuperación que hoy es tangible, como en el caso de la industria y las exportaciones en el último trimestre.

No obstante, precisó que siguen afectados el sector de servicios y los negocios informales, para los cuales se deben seguir diseñando instrumentos de recuperación.

En tanto, Roberto Soto, director del Instituto Tecnológico de Monterrey, Campus Aguascalientes, resaltó que desde un punto de vista multifactorial, se ha hecho un excelente trabajo que hoy se refleja en números y por lo cual se avizora un mejor panorama del que se había pronosticado.

Los líderes empresariales señalaron que el regreso a clases tendría un efecto positivo, tanto para la preparación académica de los estudiantes de todos los niveles, pero también en los aspectos emocionales de la familia en general, en tanto que el sector económico, particularmente el comercial, se reactivaría de manera importante, de ahí que el retorno a clases presenciales, sería un aliciente para la industria, el comercio y los servicios.