Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) condicionó la venta de 13 plantas eléctricas de la empresa española Iberdrola al cumplimiento de ciertos requisitos como que no podrán ser designados quienes fueron servidores públicos en los últimos cuatro años.
También obligan a los compradores a operarlas de manera independiente en el mercado y a evitar intercambios de información sensible o estratégica entre competidores.
De este modo, Mexico Infrastructure Partners (MIP) y el Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin) deberán aceptar las condiciones establecidas por el Pleno de la Cofece para cerrar la operación.
El acuerdo entre MPI y el Gobierno federal vencía ayer.
«El cumplimiento de estas condiciones garantizará que la competencia económica del mercado de la generación eléctrica no se vea afectada», informó la Cofece en un comunicado.
El organismo explicó que para garantizar la operación independiente, el Fonadin y los operadores deberán reducir y mantener su inversión en un máximo de 51 por ciento, lo que deberá concretarse en un plazo de 24 meses.
También se debe cumplir con requisitos para la toma de decisiones en la operación de las plantas.
«Los directivos y personas encargadas de la operación de las plantas de generación eléctrica deberán abstenerse de tener cargos en algún otro competidor; sumado a que no podrán ser designados aquellos que fueron servidores públicos en los últimos 4 años», indicó.

Y Hacienda celebra
Para la Secretaría de Hacienda, la autorización de Cofece para que Fonadin adquiera 13 plantas a Iberdrola permite al Estado recuperar el liderazgo en la generación eléctrica.
La dependencia federal aseguró, en un comunicado, que no se afectará la competencia y que consumidores saldrán beneficiados.
Sostuvo que la operación cuenta con el apoyo de la banca de desarrollo y comercial que financiarán 60 por ciento de la adquisición.