Claudia Salazar y Martha Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La Cámara de Diputados aprobó ayer la ratificación de Arturo Herrera Gutiérrez como Secretario de Hacienda, tras una confrontación entre Morena y el PAN sobre los resultados económicos del Presidente Andrés Manuel López Obrador.
El funcionario fue ratificado con 341 votos a favor, 74 en contra y 2 abstenciones, y luego rindió protesta, rodeado por los legisladores de Morena que querían saludarlo y tomarse fotos con él.
Durante el debate, los panistas subieron a tribuna con pancartas que decían “#NoACrisisEconómica”.
Carlos Valenzuela González explicó que votarían en contra de la ratificación por los resultados ofrecidos por López Obrador.
“No estamos votando en contra de la persona, estamos votando en contra de un modelo económico fallido, estamos votando en contra de las ocurrencias, estamos votando en contra de los caprichos como Dos Bocas, como Santa Lucía y como el Tren Maya, estamos votando en contra de la cancelación del aeropuerto, en contra del desabasto de medicamentos.
“En contra de la desaparición de estancias infantiles, estamos votando en contra del recorte presupuestal en ciencia, en deporte y en tecnología. Aquí no cabe el beneficio de la duda, lo que el país necesita son certezas y no más dudas”, expuso el legislador.
Advirtió que el voto no era contra Herrera, sino contra el propio Presidente Andrés Manuel López Obrador.
“Queremos dejar constancia con el sentido de nuestra votación, para que cuando la realidad y la desilusión alcancen a la Cuarta Transformación, la ciudadanía recuerde que desde un inicio Acción Nacional se opuso al desmantelamiento de la estabilidad económica en nuestro país”, puntualizó el legislador.
“El Presidente de la República sí tiene quién le diga que no”, agregó el legislador.
El presidente de la Cámara baja, Porfirio Muñoz Ledo, intervino para corregir al panista, al advertirle que el Ejecutivo federal fue electo hace tiempo y que su cargo no estaba a discusión.
Al defender el nombramiento de Herrera, el diputado de Morena Carol Antonio Altamirano, también subió a tribuna acompañado por su grupo parlamentario.
Expuso que la coyuntura política actual es resultado de una herencia política equivocada de más de 30 años.
Pidió a los partidos políticos hacer un análisis realista de la situación económica y no con el objetivo de obtener rendimientos políticos.
Reconoció que es cierto que el entorno económico es complicado, pero presumió avances, el cumplimiento de promesas de campaña y aciertos en la Administración de López Obrador.
“Es un hecho que los impuestos no han tenido incrementos en términos reales, tampoco el Congreso estableció nuevos impuestos. El endeudamiento público no ha crecido, los saldos históricos de los requerimientos financieros del sector público no han superado la proporción de 44.8 por ciento del PIB, y en realidad está empezando a disminuir.
“Es una realidad que la gasolina Magna no ha subido en el promedio nacional, haciendo un gran esfuerzo en el que se han sacrificado recursos fiscales en este año”, resaltó.
El legislador aseguró que la ratificación de Herrera es un mensaje de certeza a los mercados y rompe con el viejo paradigma de que la conciencia social está reñida con la responsabilidad fiscal.
Al iniciar las intervenciones, el panista Armando Tejeda recordó que, el día de su designación, Herrera estaba muy serio y luego le dijeron que sonriera en la conferencia de prensa.
“Pero parecía un bufón”, expresó.