Dalila Sarabia
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Sólo en 2019, la Secretaría de Salud de la CDMX (Sedesa) brindó apoyo psicológico, emocional y médico a 20 mil mujeres violentadas.
“La obligación que tenemos en Salud es darles la atención integral, desde luego priorizando su vida.
“Si (la víctima) viene fracturada, quemada, pateada, golpeada, está embarazada, primero es lo primero, se le da atención médica (…) acto seguido se procede a todo lo demás que tiene que ver con el acceso a la justicia”, explicó Antonio Morales Gómez, responsable de la actividad institucional de prevención de la violencia y no discriminación de la Sedesa.
A través de los Servicios Especializados de Prevención y Atención a la Violencia de Género (Sepavige), la Secretaría establece contacto con otras dependencias del Gobierno capitalino para brindar atención a las mujeres.
Actualmente, este servicio opera en 28 unidades médicas de la CDMX: 21 hospitales de la red y siete Centros de Salud categoría T-3, cubriendo las 16 alcaldías.
Si se requiere trasladarlas a un refugio o brindarles protección, por ejemplo, es a través de estos Sepaviges que se hace el contacto para que las otras áreas del Gobierno local intervengan.
“Nosotros vemos un promedio de 20 mil mujeres al año en violencia de género (desde) violencia psicológica, verbal, hasta violencia extrema como casos de violación”, subrayó el especialista.
Morales Gómez abundó que dicha cifra es en promedio el número de casos que han venido atendiendo anualmente.
Y si bien es cierto que no ha mostrado una disminución considerable, al menos no ha ido incrementando.
“Los programas de prevención están funcionando, no permitimos que la mujer entre a la vorágine, a la escalada negativa”, subrayó el funcionario.
Señaló que aunque aún hay trabajo pendiente por hacer, lo importante es que el problema está mayormente visibilizado y las mujeres ya levantan la voz.
Para incentivarlas a que lo hagan y se detecten casos de violencia oportunamente, en las salas de espera de los hospitales y centros de Salud se ofrecen pláticas en las que se aborda la violencia de género.
Con esta estrategia se han detectado a mujeres violentadas que pensaban que ciertos comentarios o acciones por parte de sus parejas eran correctas.
Luego de que las posibles víctimas son ubicarlas, son canalizadas al Sepavige más cercano para reciban atención específica a sus denuncias.
Finalmente, Morales Gómez subrayó que todo el actuar de la Sedesa sobre el tema es con base en la Norma Oficial Mexicana 046 sobre la violencia familiar, sexual y contra las mujeres, criterios para la prevención y atención.