A pesar de que bajó el trabajo en el transporte de carga, desde 2019, Aguascalientes ha logrado mantenerse como uno de los más importantes puntos para este servicio, debido a la calidad que se brinda, pero también a su situación geográfica, expresó el presidente de la Canacar, Roberto Díaz Ruiz.

Refirió que de las 20 empresas más grandes y con reconocimiento en el país, cuatro están domiciliadas en Aguascalientes, mismas que dan empleo a por lo menos 25 mil operadores, a los que se suma el personal administrativo de cada empresa, “aquí tenemos más camiones de carga que en otros lugares, a excepción de Monterrey y Guanajuato, pero sí tenemos más transporte que Oaxaca, Chiapas, Yucatán, Quintana Roo y Campeche, juntos”.

Sin embargo, no se debe dejar de lado que comparativamente a la dinámica que se tenía hasta finales de 2019, las cosas han cambiado pues ha habido escasez de trabajo y esto ha originado que la contratación de personal no se haya dado, pero tampoco ha habido recorte de operadores, lo que es un punto a favor en medio de la pandemia por la COVID-19.

El autotransporte de carga es una actividad esencial y por ello es que no se ha detenido en el año que va de la pandemia, pero sí se ha dado la reducción en el traslado de todo tipo de mercancía; “ahorita ya estamos en recuperación, esperamos que la actividad se componga, pues hace falta nivelar el mercado”.

Lo que se ha podido aprovechar en Aguascalientes para ser centro de atracción de negocios y traslado de mercancías, es su zona geográfica, pues si bien no hay puertos ni grandes recursos naturales, ha permitido que el transporte carretero se haya desenvuelto de manera excelente, pues “ser de paso y las conexiones carreteras que se tienen, son las principales ventajas”.

En este tenor, Díaz Ruiz comentó que “estamos en un cruce de caminos de toda la vida, pues se tiene la carretera 70 que va desde Tampico hasta Barra de Navidad; la 45 que va desde la frontera de Guatemala hasta la de Estados Unidos”, lo cual ha ayudado a la vocación transportista que es un giro que se tiene por tradición en Aguascalientes.