Mario Abner Colina 
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La imagen le dio la vuelta al mundo a finales de abril: el cantautor Mads Langer ofrecía un show con lo mejor de su repertorio… ante un ejército de vehículos. Dinamarca hacía historia: había ideado la manera de resucitar los conciertos durante las estrictas medidas sanitarias por el Covid-19.
En la ciudad de Aarhus, unos 500 autos estaban reunidos para, desde la comodidad y el aislamiento de sus coches, y gracias a un audio transmitido por radio FM, disfrutar de la música en vivo de Langer. Y sin peligro.

 

Los aplausos y ovaciones fueron intercambiados por toquidos de cláxones. La interacción entre Langer y su público, por su parte, se dio a través de videollamadas con Zoom proyectadas en una pantalla.
No es que se trate del futuro de la música, pero sí la manera de paliar las ansias de los melómanos en el proceso de normalización. Y México está a punto de abrazar estos shows sui generis.
“Sabemos que no es lo mismo, pero estamos tratando de proponer una alternativa para que la gente salga y se pueda divertir, tomando en cuenta todas las medidas de salud y sana distancia. Queremos que la industria se reactive”, señaló Miguel Herrera, director de MH Entretenimiento, una las siete promotoras aliadas a este proyecto.
Si todo marcha bien en las negociaciones con las autoridades, el plan es que inicien los autoconciertos en CDMX a finales de junio, con talento nacional de todos los géneros y con una periodicidad semanal. Por ahora buscan terrenos para las sedes.
“Necesitamos lugares con ciertas condiciones especiales, seguridad, logística, visibilidad. Estamos tomando en cuenta todo esto”, añadió el promotor que ha organizado shows de Willie Colón y Gilberto Santa Rosa.
Los boletos, por auto, tendrían un costo de entre mil y mil 500 pesos, mientras que los espacios que se han analizado podrían albergar al menos 300 vehículos. Se pretende que la iniciativa pueda extenderse a todo México.
Otro jugador es Autocinema Coyote, que en CDMX tiene dos sedes y alista su vuelta operativa para el 15 de junio. Dentro de sus planes está tanto su expansión a otras partes de la República, como su diversificación hacia la música.
“Si algo bueno viene de toda esta crisis es quizás eso, que vuelve esta forma de entretenimiento (desde los carros). Incluso se están haciendo conciertos en autocinemas en algunos países”, comentó el cineasta Isaac Ezban, director de programación de Coyote.
“Ya tenemos experiencia y hemos organizado estos conciertos. Hay una complicación adicional al sonido, porque es distinto a como se transmite en una película, pero sabemos de eso. En el Autocinema nos interesa ofrecer no sólo cine, sino experiencias”.
Se suma Guanajuato
Sarah Hoch, directora del Festival Internacional de Cine de Guanajuato, anunció hace unos días que en su próxima edición (18 al 27 de septiembre) habrá cuatro autocinemas.
Dos de ellos estarán en San Miguel de Allende y el otro par en Guanajuato, con capacidades cada uno de entre 250 a 500 autos.
“En su tiempo había mucha emoción por ir al autocinema. Siento que hay dos generaciones, los de veintitantos y cuarentaitantos, que no lo vivieron y se están emocionando con la idea. Olvídate de que son seguros, porque lo son, les encanta la idea”, dijo en entrevista.
Tardarán más cines
De acuerdo con el plan de reapertura de las autoridades, las salas de cine capitalinas podrían volver a operar a partir del 15 de junio.
Sin embargo, fuentes de Cinépolis aseguraron que la principal cadena del País analiza caso por caso la normativa de las entidades y no define todavía su estrategia.