La expectativa respecto del presupuesto federal para el año 2019 es que los poderes judiciales del Estado tengan asignado un volumen específico de recursos suficientes para su consolidación en cada entidad.
Así lo señaló la presidenta del Poder Judicial del Estado, Gabriela Espinosa Castorena, quien se pronunció respetuosa de la política de austeridad del nuevo gobierno de la República.
Dejó en claro, sin embargo, que ésta no debe ser motivo para que haya injerencia entre los poderes porque la Constitución General de la República es clara en cuanto a la división de poderes del Estado.
En el tema especifico del tope salarial para el Poder Judicial de la Federación, subrayó que es de índole federal y por lo tanto no hay mayores comentarios, solamente que “son tres poderes y cada uno es independiente”.
En tal sentido consideró que debe prevalecer esa división entre una instancia y otra, así como el respeto a lo establecido en la Carta Magna; de ello no debe haber duda, pues la norma es exacta.
En entrevista colectiva, Espinosa Castorena reiteró que se ha hablado mucho respecto de un presupuesto específico para los poderes judiciales estatales, que sea asignado desde la Federación.
Eso es positivo, en tanto esos recursos sirvan para la consolidación de la independencia y autonomía del Poder Judicial del Estado; un margen de actuación necesario para la función que cumple el personal de la estructura jurisdiccional.
Es decir, “los asuntos que manejamos son para resolver las controversias generadas entre dos partes de la ciudadanía”, eso nos mantiene al margen del tema meramente político y obliga a hacerlo así, de manera independiente.
“A ver cómo termina todo esto”, concluyó la magistrada.