La distribución y administración de vacunas anti-COVID en México y en Aguascalientes ha sido precaria y bajo una estrategia totalmente errónea que expone al Sistema de Salud, estableció el ex presidente del Colegio de Medicina Interna del Estado y médico infectólogo, Francisco Márquez Díaz.
Afirmó que a la fecha la cantidad de vacunas que se han administrado en el estado son ínfimas, lo cual no da una seguridad para poder tener la posibilidad de que la gente se pueda reunir en domicilios y es algo que la gente no debe tomar como un hecho seguro y real. Enfatizó que a la fecha en el estado se han aplicado alrededor de 53 mil 750 mil dosis, pero de acuerdo con la población que se tiene de 1 millón 425 mil 600 habitantes, ello equivale sólo al 3.7% cuando se necesitan cifras superiores al 70% o ideales del 80% para hablar de una inmunidad inducida por la vacuna.
Señaló que de continuar a este ritmo lento de aplicación de vacunas, apenas en un año se estaría teniendo una exposición del 28% de la población, lo que quiere decir que se necesitarían unos 3 años para llegar a un 84% y tener inmunidad de rebaño para un virus que posiblemente esté mutando. “Esto nos habla de que vamos a ir por la evolución natural de la enfermedad ya que a esta velocidad tan lenta que llevamos de vacunación, son ya casi 3 meses y solamente se ha logrado el 3%, para llegar a un 70% nos vamos a tardar por vacuna mínimo 2 años si es que no se vuelve esto más activo”.
Lamentó que la administración y distribución de vacunas sea efímera y con una estrategia totalmente equivocada que sólo expone al Sistema de Salud que de por sí es débil y con poca capacidad y que en el caso del sector privado de médicos, enfermeras, dentistas y paramédicos de ambulancias, el 85% no han sido atendidos con la aplicación de una sola vacuna. “Esto marca un hecho sumamente trascendente de desigualdad en un momento de emergencia, cuando debemos de fortalecer al sistema de salud para seguir soportando a este virus que ya llegó para quedarse”.