La noticia:

Tres soldados de Estados Unidos mueren en un ataque con drones en Jordania y Biden promete castigar a los responsables… (bbc.com).

Comentario:

El culpable del ataque, al parecer, fue uno de los grupos guerrilleros respaldados por Irán. Esos grupos, de nombres impronunciables, están enojados desde que Israel tiene su operación en Gaza y dado que Estados Unidos respalda a Israel, pues se vuelve su enemigo. ¿Qué va a hacer Biden? ¿Qué tanto está involucrado Irán?

Desde el inicio de la ofensiva israelí los grupos mencionados han lanzado más de 150 ataques con misiles y drones a las bases americanas de la región. Sin mayores consecuencias hasta este último ataque a la Torre 22, una base, supuestamente secreta, ubicada en Jordania cerca de las fronteras de este país con Iraq y Siria.

Lo irónico del ataque fue que tanto las bases militares de Estados Unidos como los grupos revolucionarios mencionados tienen el objetivo común de atacar y acabar con el Estado Islámico (EI). Recordemos que el EI explotó una bomba en el funeral de un reconocido general iraní. ¿En vez de colaborar puede más el odio? La naturaleza humana es a veces decepcionante.

Estados Unidos defiende sus bases militares con artillería antiaérea automática y ello ha frustrado más de un ataque. ¿Cómo pudo pasar el dron enemigo? Resulta que un dron propio regresaba de su misión a la base, Torre 22. Para evitar que fuego amigo lo derribara, los vigilantes desconectaron las defensas. Ese momento fue aprovechado por el dron enemigo para pasar y detonar. ¿Coincidencia o inteligencia efectiva? No está claro, pero el resultado fueron tres decesos y más de 30 heridos.

Biden se molestó y declaró que no van a dejar pasar el hecho. Irán expresó a través de un general de su guardia que no buscan conflicto, pero que responderán a cualquier ataque a sus intereses. El grupo guerrillero, sospechoso principal del ataque, declaró que frenará sus actividades ante una solicitud de Irán e Iraq.

Entonces la pelota está en la cancha de Biden. Tiene tres opciones. Primera y más viable es buscar y atacar al grupo causante del ataque aún cuando este haya expresado que ya se va a portar bien. Es la opción del ojo por ojo. Segunda, atacar objetivos militares en Irán. Es la más drástica y puede desencadenar un conflicto mayor en el Medio Oriente. Nadie lo desea, pero si no, Irán seguirá armando y financiando a grupos guerrilleros. La tercera opción es no hacer nada. Contribuiría a la paz, pero expondría a las tropas americanas a más ataques.

No es una decisión fácil y Biden debe mostrar que sus militares son importantes sin ocasionar una guerra no deseada. Recordemos que Trump deseaba retirar a todas las tropas americanas del Medio Oriente y fue convencido por sus generales que era importante la presencia americana ahí. ¿Para qué hay tropas allá si no van a hacer nada? ¿Es Estados Unidos el guardián de la paz mundial? Habrá que observar lo que hace en esta situación.

Sergio Alonso Méndez tiene un doctorado en Negocios Internacionales por parte de la Universidad de Texas.

salonsomendez@gmail.com