Azucena Vásquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El Gobierno federal estima que para el pago de pensiones del sector público, el próximo año se requerirá un billón 333 mil millones de pesos, equivalente a 16.1 por ciento del gasto total previsto para el mismo periodo.
Estos recursos son 8.4 por ciento mayor, en términos reales, a lo que se aprobó este año para pensiones, de acuerdo con el documento Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2023, que presentó el Gobierno al Congreso la semana pasada.
El monto solicitado para el próximo año contempla las pensiones que se otorgan a los jubilados del sector público, los de las entidades de control directo (IMSS e ISSSTE), así como a los de Pemex y la CFE.
Del total, 79.5 por ciento de los recursos corresponde a las entidades de control.
Para el IMSS se estiman 750 mil 252 millones de pesos, un aumento real de 12.3 por ciento, mientras que para el ISSSTE suman 309 mil 763 millones de pesos, un crecimiento real de 6.1 por ciento.
Mientras que para el Gobierno federal se solicitan 147 mil 814 millones de pesos, que representa un ligero incremento de 1.0 por ciento real.
Para Pemex, la Administración pide 73 mil 908 millones de pesos y para CFE, 51 mil 605 millones, montos 1.5 y 0.7 por ciento mayores, en términos reales, a los de este año, respectivamente.
Según el documento, se prevé que la trayectoria del gasto en pensiones muestre una tendencia ascendente y que pase de 4.2 por ciento del PIB en el 2023 a alrededor de 4.6 por ciento en el 2028, con un nivel promedio de 4.5 por ciento del PIB para el periodo 2024-2028.
Adicionalmente, el Gobierno federal solicita 359 mil 577 millones de pesos más para los programas Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores y Pensión para el Bienestar de las Personas con Discapacidad, cifra 32.8 por ciento mayor en términos reales al de este año.
«(De este total), vamos a gastar 335 mil millones de pesos sólo en este programa (Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores), es una cosa tremenda y así en programas prioritarios, pero si no tenemos una fuente de financiamiento, de dónde vamos a sacar (los recursos).
«Además, el aumento en pensiones sorprende porque este programa (Pensión el Bienestar de las Personas Adultas Mayores) creció más de lo que estaba previsto», dijo Alejandra Macías, directora ejecutiva del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).
De acuerdo con el el CIEP, el gasto en pensiones representa una fuerte presión fiscal para el Gobierno federal, que además no proyecta cambios fiscales para obtener más ingresos.