La compleja situación económica que se vive actualmente, ha orillado a familias de menores recursos a buscar alternativas para poder subsistir, principalmente en cuanto a la adquisición de ropa y artículos de primera necesidad.
A través de un recorrido por el tianguis conocido como la Línea de Fuego, se pudo observar una alta demanda de personas que desde temprana hora arriban para buscar las mejores ofertas.
En el lugar existen comerciantes de alimentos, entre productos cárnicos, frutas y verduras, artículos de entretenimiento y demás, como los dedicados a la venta de ropa de paca.
En un sondeo realizado, pudimos observar la alta demanda que hay actualmente en ropa de segunda donde prendas, dependiendo de la talla, van desde los 15 y hasta los 50 pesos.
Familias enteras acostumbran acudir al menos cada dos semanas para buscar nuevos cambios de ropa, para lo cual recomiendan acudir lo más temprano posible y ser de los primeros en tener el privilegio de elegir sus nuevos atuendos sin mayores problemas.
La señora María reconoció ser una clienta frecuente, donde dijo aprovecha los precios y aumenta el número de prendas. «La verdad se ve buena ropa, mucha gente desconfía pero es como todo, sabiendo elegir se encuentran buenas ofertas. Es ropa que a diferencia de aquí no te cuesta ni la mitad, yo me surto de blusas y pantalones con 200 o 300 pesos», explicó.
Por su parte, Carlos, quien se dedica a la venta de ropa de segunda, explicó que por medio de contactos es como pueda importar los paquetes de ropa, los cuales regularmente incluyen prendas diversas para dama, caballero y niños y dependiendo de las marcas y condiciones es como se les asigna el precio. «Una paca está en 10 mil o 12 mil pesos sabiendo donde pedirla. Ha sido redituable, últimamente se ve todo tipo de gente que viene y compra sus cambios, antes era el estereotipo de ser ropa de segunda pero mucha es prácticamente nueva», señaló.