Oscar Sainz
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La crisis económica provocada por la pandemia del nuevo coronavirus ha golpeado a los ya frágiles sistemas pensionarios de América Latina, y millones de personas desempleadas han retirado parcialmente sus fondos para la vejez a fin de sobrevivir.
Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), al menos 41 millones de personas se quedaron sin empleo por la crisis sanitaria del Covid-19.
Debido a eso, los países de la región han aprobado ordenes para que sus ciudadanos saquen una parte de sus pensiones, lo cual ha generado polémica entre especialistas, dado que ese dinero está pensado para la jubilación, y la medida puede ampliar las desigualdades en una zona que concentra a más de 186 millones de pobres.
En Chile, el 30 de julio, el primer día en el que se permitió obtener parte de los fondos de ahorro por la pandemia, más de 3 millones de personas solicitaron el 10 por ciento de lo que tenían en su cuenta.
Se estima que los chilenos usarán unos 20 mil millones de los 200 mil millones de dólares acumulados en las privadas Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP).
Miles de personas señalaron que retirar una cantidad de su pensión les iba a servir para comprar comida, pagar la renta y prevenirse para los siguientes meses de la pandemia; no obstante, muchos se quejaron por no recibir ayuda directa del Gobierno.
“Estamos sin trabajo, no tenemos dinero y necesitamos el dinero para subsistir. No me parece justo que tengamos que sacar nuestro propio dinero, simplemente hay que recurrir a eso por necesidad básica, porque no hay otra solución”, reclamó el chileno Patricio Zúñiga.
El director del Centro Internacional de Investigaciones de Pensiones del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), Tapen Sinha, advirtió que la medida de extraer parte de los ahorros para el retiro puede causar más pobres en el futuro.
“Es una idea terrible, porque sabemos que sin ese dinero de un fondo de retiro esas personas van a ser pobres en su vejez”, indicó a Grupo REFORMA.
“Reducir la cantidad que tiene la etiqueta de su fondo de retiro implica que (el individuo) va a tener menos dinero en el futuro y, por lo tanto, afectaría su pobreza”.
Además de Chile, Perú también permite sacar hasta 25 por ciento de los fondos por parte de los cotizantes del sistema de pensiones por la pandemia.
Una propuesta debate la posibilidad de extraer el 100 por ciento para algunos casos. Entre los que podrían aplicar estarían aquellos que no registran depósitos en los últimos 12 meses.
Otros países de Latinoamérica, como Colombia, Bolivia, El Salvador y Costa Rica, también analizan medidas para el retiro de pensiones.
En México, donde ya se podía sacar una parte de los fondos de ahorro para la vejez en caso de perder el empleo, los retiros alcanzaron en medio de la pandemia su pico más alto desde que se tiene registro, al llegar a 10 mil 563 millones de pesos hasta julio, según la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).
“Lo que las personas están esperando es poder retirar todo lo que puedan para enfrentar directamente la pandemia. Esto, en efecto, disminuye la cantidad de la pensión”, dijo a REFORMA Gustavo Leal Fernández, experto de la UAM en seguridad social.
“Lo que está mostrando este fenómeno a nivel latinoamericano es la insuficiencia de los Gobiernos, incluido por supuesto el mexicano, para resolver de raíz el desafío pensionario”.
Leal Fernández agregó que la alternativa más viable para resolver el problema de fondo es reestructurar el sistema de pensiones, a fin de terminar el modelo de capitalización individual, el cual, sostuvo, bajo ninguna buena condición futura va a otorgar pensiones dignas.
“Con el Covid encima y la urgencia de los trabajadores de tener algún recurso, esto solamente va a acabar complejizando el fenómeno, va siendo una bola de nieve cada vez más grande.
“Para enfrentar esta situación, lamentablemente, si se ve sólo del lado del sistema de pensiones necesitarías remodelar el sistema para que efectivamente los trabajadores pudieran tener un nivel pensionario más alto”, explicó.