En un 50% incrementó el ingreso de chicas en situación de embarazo y vulnerabilidad a la Asociación Vida y Familia desde que inició la contingencia por el COVID-19, destacando que muchas de ellas proceden de otras entidades, donde hay un alto número de casos por coronavirus, destacó la directora de la institución, Miriam Altuzar Coello.
La activista social comentó que a la fecha VIFAC atiende a 16 chicas con edades que oscilan desde los 15 a los 28 años y que varias de ellas proceden de ciudades como Querétaro y León, las cuales están bajo todas las medidas de prevención e incluso están en un proceso de aislamiento temporal dentro de la misma casa.
Explicó que el hecho de que vengan chicas de otras partes del país a buscar refugio a Aguascalientes, es derivado de su estado de gravidez, lo que las hace buscar opciones en lugares donde no ha sido tan disparado el número de personas contagiadas por COVID-19. “Nosotras les brindamos el apoyo con todo el gusto del mundo, pero sin arriesgar la seguridad sanitaria de las internas, por eso están aisladas”.
Altuzar Coello reconoció también que la crisis económica que se vive en el país por la pandemia, ha afectado también a VIFAC en la disminución de donativos por parte de algunas empresas que también se vieron perjudicadas con los cierres y por ende han dejado de ayudarles. Por lo anterior, es que la presidenta del organismo, Brianda del Carmen Cortés Vázquez lanzó una convocatoria a todo el voluntariado para que les apoyen con donaciones en especie y en efectivo.