El Hospital Hidalgo dispone de especialistas capacitados para atender a individuos afectados por la enfermedad de Parkinson, un trastorno neurodegenerativo que incide principalmente en personas mayores de 60 años.
En la actualidad, atiende a 80 pacientes, empleando entre sus enfoques terapéuticos el uso de neuroestimuladores cerebrales. Estos dispositivos han probado ser efectivos en mejorar la calidad de vida y en la reducción de los síntomas de una patología que, hasta el momento, no tiene cura definitiva.
El doctor Óscar Godoy Castañeda, neurólogo en el Hospital Hidalgo, señaló que los síntomas distintivos de esta enfermedad comprenden rigidez, temblores unilaterales en extremidades, especialmente en estado de reposo, así como lentitud o torpeza en los movimientos, dificultad para caminar, disminución en la amplitud de movimiento y postura inestable.
Destacó que, dada su naturaleza neurodegenerativa, no es posible prevenir la enfermedad de Parkinson. No obstante, aconsejó a las personas mayores de 60 años adoptar un estilo de vida saludable y mantenerse activos físicamente, además de realizar chequeos médicos de manera regular. Esto permite la detección temprana de la enfermedad y el inicio de un tratamiento adecuado por parte de especialistas.
Para concluir, enfatizó la relevancia de la atención especializada y la sensibilización respecto a la enfermedad de Parkinson. Asimismo, subrayó la necesidad de fomentar estilos de vida saludables con el fin de mitigar su impacto en la población afectada.