Alfredo González
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.-Debido a la nueva traba de facturación de nómina, cientos de contribuyentes desorientados y «sin brújula», con o sin cita previa, están atiborrando la oficinas del Servicio de Administración Tributaria (SAT) para obtener su Cédula de Identificación Fiscal, su firma electrónica (e-firma) o una contraseña.
El pasado lunes, EL NORTE publicó que bajo la amenaza de verse impedidas a timbrar facturas de nómina deducibles de impuesto de millones de trabajadores, o imposibilitadas de emitirlas a sus clientes, las empresas deberán exigirles a ambos tramitar una Constancia de Situación Fiscal antes del 1 de julio.
La finalidad es cumplir con el nuevo requisito que impuso el SAT para la emisión de Comprobantes Fiscales Digitales por Internet (CFDIs) en su versión 4.0, mismos que ahora deberán incluir información adicional, como el Código Postal del domicilio del trabajador en el caso de facturas de nómina.
«Va a decir que somos rancheras, pero nosotros venimos porque nos mandaron de la empresa para que nos den un papel que ahora nos están pidiendo para podernos pagar», expuso María (nombre ficticio), quien ríe nerviosa con sus dos compañeras de una cadena local de tiendas del ramo de telas.
En las largas filas, la mayoría de los contribuyentes lucían desorientados, como un extranjero que estaba en la fila «Con Cita» cuando sólo iba por información de cómo tramitar su RFC o dos jóvenes que acudieron a tramitarlo luego de obtener su cita hace un mes y medio.
Alfredo Esquivel Boeta, de la Comisión Fiscal Nacional del Instituto Mexicano de Contadores Públicos, calificó como un viacrucis para las empresas la exigencia del Certificado de Situación Fiscal.
«Los trabajadores personalmente son los que tienen que ir a corregir su situación fiscal del domicilio, esto conlleva que el por el poco conocimiento que tienen de las cuestiones fiscales no sepan lo que requieren hacer», alertó.
«De no corregirse esta situación, va propiciar la inconsistencia en los CFDIs con los registros y controles del SAT, propiciando que no se puedan timbrar para cumplir con la emisión y pago del ISR retenido (por el patrón)».
Consideró que el SAT debería reconsiderar la exigencia del Código Postal en los CFDIs de nómina.
«Creo que la finalidad es recaudar, pero no considero que el Código Postal sea importante para la contribución y es muy complicado porque la obligación de contar con una constancia de situación fiscal está supeditada a que un tercero, en este caso el trabajador, la solicite».
Los trabajadores que cuenten con RFC pueden tramitar una contraseña en el portal de reciente creación SAT ID, pero la mayoría desconoce la forma de hacerlo, pues en su pago de nómina están acostumbrados a que su patrón les retenga el ISR y les pague su salario neto.
«Es innegable el rezago de citas en el SAT, situación que tampoco es imputable a los contribuyentes», sentenció Esquivel Boeta.

¡Participa con tu opinión!