La recuperación escolar de niños y jóvenes en Jesús María y en todo el estado va a tardar años y necesita de acciones concretas entre la escuela, el Gobierno y la sociedad para sacar adelante a las actuales generaciones afectadas por la pandemia. Así lo estableció la coordinadora de Centro de Ayuda Familiar de la Asociación Bienestar e Integración Familiar, Claudia Mayordomo Fernández.

La activista comentó que en los trabajos que BIFAM lleva a cabo en los niños de las comunidades vulnerables del municipio de Jesús María han detectado poca disciplina en los menores y aunque quieren regresar a las aulas, les da flojera ir y siguen detectando casos de niños que conforme aumenta el número de asistencias a la escuela, queda más en evidencia que no quieren volver.

Ante esta situación estimó que la deserción escolar para finales del año va a llegar a un porcentaje cercano al 30% tanto en primaria como en secundaria, aunado a que hay muchas lagunas de aprendizaje, pocos hábitos de estudio en cuanto a la disciplina de sentarse, leer y hacer la tarea.

PROBLEMA TRAS PROBLEMA

BIFAM ha detectado en las comunidades escolares:

  • Ausentismo escolar
  • Aumento en la violencia
  • Sensación de enojo e irritabilidad
  • Batallas campales entre estudiantes de secundaria

Mayordomo Fernández consideró que la recuperación escolar va a tardar años y necesita de acciones concretas en regularización en conjunto entre las escuelas, el Gobierno y la sociedad para sacar adelante a estas generaciones mediante programas que incluyan artes, deportes y desarrollo de habilidades matemáticas y de lectoescritura.