La posibilidad de un nuevo cierre masivo de actividades comerciales y reglamentadas, así como restricciones de movilidad de cara a las celebraciones de fin de año, han puesto a temblar al gremio taxista que tiene la confianza puesta en cerrar el mes de manera positiva.

El líder del sindicato estatal de taxistas, Humberto López Huerta, precisó que de concretarse un periodo de confinamiento en los próximos días, sería catastrófico para cientos de trabajadores del volante.

La contingencia ocasionada por COVID-19 provocó al igual que en otros sectores, que a lo largo prácticamente de todo el año, el gremio taxista tuviera que trabajar padeciendo las consecuencias, con menor demanda en sus servicios y en ocasiones con sacar de circulación algunas unidades por las mismas causas.

El líder de los trabajadores del volante, precisó que algunos concesionarios conscientes de lo complejo que resulta en estos tiempos el hecho de que sus trabajadores puedan cubrir la liquidación, han otorgado facilidades incluso disminuyendo hasta 100 pesos por jornada laboral. Actualmente, una liquidación promedio por ocho horas de trabajo, va de entre 200 a 220 pesos, mientras que por dos turnos, el monto de la liquidación es de 400 pesos, sin embargo, dependiendo del patrón actualmente los montos pueden ser inferiores.

Finalmente, López Huerta dijo que a pesar de que en diciembre el uso del taxi fue mayor a meses previos, entrar en una nueva pausa social por la pandemia significaría iniciar el año de manera comprometida, aunada al encarecimiento de gasolina que se dará comenzando el 2021.

“La pasamos duro, ha sido complicado, hay trabajadores que prefieren no salir a la calle por lo mismo. Hay patrones que redujeron la liquidación y pues así con 50 o 100 pesos menos es ganancia al final para los choferes”, concluyó.