Más de dos mil estudiantes de la Universidad Autónoma de Aguascalientes fueron evaluados durante 4 años, en cuanto a sus condiciones emocionales, como parte del Proyecto Universitario para Alumnos Saludables (PUERTAS), en el que participan varias universidades de México, Harvard, Estados Unidos y la institución Católica Leuven de Bélgica.
En la UAA, está a cargo de este proyecto la doctora Kalina Isela Martínez Martínez, catedrática del departamento de Psicología y que además forma parte de la Junta de Gobierno de la institución, quien explicó que el objetivo de éste, es evaluar y conocer la salud mental de los universitarios, a través de una serie de encuestas y seguimiento en línea.
De igual forma, se busca analizar el impacto y los problemas de comportamiento que inciden en el rendimiento académico, así como el uso de servicios de salud, además de las posibles barreras que impiden el acceso a la atención psicológica.
Este programa comenzó hace 4 años con la aplicación de una serie de encuestas a 2 mil 660 estudiantes de nuevo ingreso, esto con el propósito de detectar posibles problemas que les impidieran alcanzar un desempeño académico adecuado.
A modo de seguimiento, desde 2016 se llevaron a cabo continuamente, estas evaluaciones a los mismos alumnos, todos a la par, y la UAA ofreció diversas propuestas de atención psicológica, tanto en modalidad presencial como en línea, en caso de que se considerara necesario.
Así pues, con los resultados se ayudará a situar de mejor manera todo lo concerniente a la salud mental en estudiantes de educación superior; pero además, se abrirá la posibilidad de establecer indicadores y comparaciones con otros estados de México e incluso con otros países.
De esta forma se busca alcanzar una mayor comprensión de las formas en que la salud mental impacta el ingreso, permanencia o deserción de los estudiantes en los respectivos centros de educación superior, a fin de reforzar las estrategias de apoyo, como pueden ser los programas de tutoría para los estudiantes que están próximos a ingresar a alguna institución y que se les haya detectado algún problema en materia de salud mental, ello para que su integridad personal y formación académica no se vea afectadas.