La Secretaría de Salud (Ssa) federal lanzó una serie de lineamientos para mejorar la atención y el acceso a los servicios de salud de la comunidad LGBTTTI.

En el Consejo Nacional de Salud (Conasa), el Secretario de Salud federal, José Narro Robles, presentó el Protocolo para el Acceso sin Discriminación a la Prestación de Servicios de Atención Médica de las Personas Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Travesti, Transgénero e Intersexual (LGBTTTI) y las Guías de Atención Específicas que derivan del mismo.

El protocolo establece las bases para generar un cambio en la actuación del personal que labora en las unidades médicas, así como en las políticas internas, procedimientos administrativos y operativos que debe implantar cada titular de una clínica de salud para cumplir con lo que marca este documento, informó la Ssa en un comunicado.

El documento contiene guías específicas de referencia para atender a niños, niñas y adolescentes, mujeres lesbianas y bisexuales; hombres gay y bisexuales, y personas transgénero. Aborda también la intersexualidad y variación en la diferenciación sexual.

Narro Robles exhortó al personal del Sistema Nacional de Salud a conocer y poner en operación estos lineamientos y cumplir con lo establecido en el Artículo 4 de la Constitución, que establece que toda persona tiene derecho a la protección de la salud, y que es responsabilidad de las autoridades federales y estatales establecer los mecanismos para garantizar el acceso a la salud sin discriminación ni exclusión, en atención a las necesidades específicas de cada grupo poblacional.

Señaló que la dependencia a su cargo cuenta con mecanismos para favorecer la inclusión de esa comunidad.

De acuerdo con el comunicado, el protocolo es la respuesta al planteamiento que la comunidad LGBTTTI del País hizo al Secretario de Salud, sobre la necesidad de contar con herramientas que les faciliten el acceso a servicios médicos.

Además, se atiende así el llamado que ha hecho la Organización Mundial de la Salud (OMS) a sus estados miembro para diseñar políticas de acceso a servicios sin discriminación, debido a que la homofobia, transfobia y otras formas de discriminación son un obstáculo para el acceso a servicios.

Narro Robles aseguró que sólo con instituciones apegadas al respeto de los derechos humanos se garantiza la atención libre de discriminación.

En la elaboración del protocolo participaron autoridades gubernamentales, expertos en derechos humanos y servicios médicos, así como miembros de la sociedad civil y la academia.