A propuesta de los diputados que integran las comisiones de la Familia y Derechos de la Niñez, así como la de Salud Pública y Asistencia Social, ayer en el Pleno Legislativo fue aprobada la figura denominada “Parto Humanizado”, al reformar la Ley de Salud del Estado de Aguascalientes.

Al ser incluida esa figura en la Ley de Salud estatal, se establece una atención integral digna a la mujer embarazada y de su hija o hijo en el vientre, a fin de evitar el sufrimiento fetal, anteponiendo su bienestar por encima de cualquier decisión médica y, de esta manera, inhibir algún otro acto de violencia obstétrica que ponga en riesgo la integridad física o emocional de la embarazada.

Esta figura se propuso ser incluida en atención a instrucciones que giró hace unos años la ONU para que los modelos de formación y de ejercicio obstétrico de los países sean revisados, actualizados y humanizados, e incorporen, ulteriormente, a las mujeres como sujetos de derechos al momento del parto y, además, se fomente un buen trato en obstetricia.

En una parte del dictamen analizado y aprobado, se hace referencia que, en Aguascalientes, en el transcurso de 2018, se realizaron casi 50 mil cesáreas, de un total de 91 mil nacimientos; para entonces, refiere el documento, esta entidad había sido señalada como “‘la capital de la cesárea’, debido a que el porcentaje de este procedimiento llegaba a más del 90% de los partos realizados y esto, considerando sólo los centros de atención privada”; para entonces, también se ocupaba el primer lugar con mayor índice de cesáreas a nivel nacional.

Con esta iniciativa, lo que se pretende es que las mujeres tengan la oportunidad de contar con la información necesaria, además de que participen activamente en las decisiones correspondientes, garantizándoles, en todo momento, su seguridad y de la persona recién nacida.

Una vez publicada en el Periódico Oficial esta reforma a la Ley de Salud del Estado, las mujeres embarazadas tendrán derechos no sólo a recibir información integral de los servicios de salud, sino de los beneficios y riesgos de los procedimientos fármacos y pruebas que se usan durante el embarazo, parto y puerperio; sobre los métodos de planificación familiar existentes, libres de presión psicológica y física.

También se le deberán dar a conocer los métodos integrales y óptimos para la protección y salvaguarda de su vida y de su hijo en el vientre, y todo lo que tenga que ver con el desarrollo del embarazo, parto y postparto, entre otros.