La obesidad y el estreñimiento se dispararon con motivo del confinamiento por el COVID-19 en gran parte de la población, por lo que el DIF Estatal a través de la Dirección de Servicios Médicos atiende varios casos para combatir esta situación, señaló la titular del área, Teresa Guadalupe Medina Macías.

La funcionaria del DIF comentó que de mil pacientes que atienden diariamente, más del 50% padecen de estreñimiento, además de recalcar que ellos ven particularmente a personas con discapacidad, los cuales tienen una movilidad más disminuida, por lo que a nivel digestivo ven reducido su funcionamiento. Resaltó que el estreñimiento y obesidad se debe principalmente a la ingesta de comidas rápidas, las cuales no tienen nada de fibra.

Recordó que el estreñimiento es un padecimiento caracterizado por la dificultad excesiva para expulsar las heces o bien cuando hay la sensación de haber evacuado de forma incompleta y puede ser crónico-agudo o transitorio. Detalló que es muy frecuente sobre todo en las mujeres, pero también aumenta la frecuencia con la edad y en personas embarazadas, o puede ser a causa de ciertas enfermedades como la diabetes mellitus, el hipotiroidismo, de tipo neurológico, problemas de Parkinson, esclerosis múltiple, accidente vascular cerebral, por enfermedades de colon, o bien por el uso de medicamentos con compuestos de hierro, alcalinos o antidepresivos.

Detalló que en el DIF Estatal el manejo de los pacientes es sobre todo a base de tratamiento dietético y el ejercicio con buenos resultados, a través de una dieta adecuada rica en fibra basada en frutas y verduras.