RODRIGO AVALOS ARIZMENDI

Estamos a más de un año para la jornada electoral en que se renueven las alcaldías así como el Congreso local y la Cámara Baja, o sea la cámara de diputados federales, y ya empezaron a manejarse varios nombres de posibles candidatos. Los que primero ya manejaron una lista fueron los militantes del PRI en uno de los chats políticos que empiezan a abundar en las redes sociales. Al revisar la lista de los posibles candidatos nos dimos cuenta que el PRI seguirá en la dinámica del tobogán pues a pesar de los severos descalabros sufrido en las pasadas elecciones no han aprendido la lección. Siguen pensando que todo el monte es de orégano y que la mentalidad de la población es la de hace años en que candidato que designaban ganaba. No había pierde. Pero las malas administraciones de los presidentes priístas en la presidencia de la república así como los malos gobernadores en la mayoría de los estados vino a diezmar de manera estrepitosa al partido que durante casi 80 años fue el hegemónico en nuestro país y eso fue precisamente lo que los perdió, la seguridad que sentían tener para ganar de todas todas. Eso hizo que sus gobernantes y representantes populares en las cámaras así como los servidores públicos emanados del partido tricolor perdieran el sentido de ubicación, de realidad y arribaran a los cargos con una sola idea: Beneficiarse ellos y sus familias. Y lo hacían a manos llenas. Y eso lo pudimos observar hasta hace no mucho tiempo tanto a nivel nacional como a nivel local. La corrupción se enseñoreo sin recato alguno. Gobernantes déspotas que salieron del cargo ya como todos unos terratenientes y con cuentas bancarias con cantidades exorbitantes. Todo ello al amparo de las siglas del tricolor. Hoy vemos como están en la cárcel varios ex gobernadores que hasta no hace muchos años todavía usufructuaban el poder. Y también nos exasperamos porque hay varios ex gobernadores a quienes la ley no les ha alcanzado todavía a tocar ni un solo cabello a pesar del robo y los malos manejos de millones de pesos. En Aguascalientes por ejemplo ya se perdió la esperanza de que el último gobernador tricolor sea ajusticiado. Mucho le ha beneficiado que el presidente López Obrador aplique aquello de abrazos y no balazos.

Al leer la lista de prospectos priístas provoca cierta inquietud, o los cuadros políticos decorosos ya no existen en dicho partido o los que aún militan en lo que queda de ese instituto político siguen siendo los herederos de la casta priísta que se quedaron acostumbrados a no obtener con todas las de la ley las candidaturas, pues siempre apelaban a su derecho de sangre, por ser hijos de papi, en este caso de políticos que ostentaban una casta política obtenida debido al dobles de su cerviz ante la gente, y el momento, adecuado. Liderazgos perenes creados en los escritorios de quienes dirigían los destinos tanto del partido como de la nación. Liderazgos al servicio no de las clases obreras o campesinas sino al servicio de las clases políticas para conservarse en el poder sin ningún sobresalto.

La lista tricolor incluye nombres en los que se aprecia que las cuotas de poder se quieren seguir enseñoreando, como si fueran herencias que pasan de generación en generación. Apellidos ya muy quemados en las lides electorales y que en las últimas elecciones han salido muy raspados, con más pena que gloria. Así mismo no les importó colocar gente de poca calidad moral que es reconocida por sus devaneos en cuestión de fobias. Y si eso no les interesa entonces estamos ante un partido que tiene muy poco aprecio por la población a la que dicen querer servir desde una posición de elección popular. No hay tal. Para los tricolores no habrá sorpresa alguna. Saben lo que obtendrán en la siguiente elección. El desprecio de la gente que ya no quiere volver al pasado y menos con las mismas caras de los que siguen usufructuando un partido ya en decadencia.

En el Partido Acción Nacional las cosas son distintas. Son raros los juniors que al amparo del apellido paterno busquen obtener posiciones privilegiadas. Ello puede ser la clave para que los blanquiazules sean en Aguascalientes el único partido con mayor porcentaje de aceptación en el ánimo de la población. Por ello los nombres de los posibles candidatos a las diputaciones y a las alcaldías no han salido a la luz pública. En los corrillos y mentideros políticos se mencionan algunos nombres, pero más por simpatía que por otra cosa. Aquí habrá que ver a fines de este año como se desenvuelven los diferentes grupos políticos, tres de ellos muy influyentes: El del gobernador, el de la alcaldesa y el de Fernando Herrera.

El Movimiento de Regeneración Nacional, MORENA, buscará sacar ventaja de ser el partido que creó Andrés Manuel López Obrador y de esa manera obtener posiciones políticas de peso, como lo es las diputaciones federales pues será esencial para el presidente de la república seguir contando con una mayoría en dicha cámara en lo que será la segunda mitad de su sexenio como presidente. En Aguascalientes Aldo Ruiz, súper delegado del gobierno federal, ha ido cuesta arriba con el peso de una responsabilidad muy fuerte en los hombros ya que a pesar de la enorme responsabilidad que tienen con la encomienda presidencial tiene que lidiar también con las traiciones y ambiciones emanadas al interior de su partido, lo cual le debe generar una presión tremenda. Afortunadamente para él, el presidente no es un hombre que quite y ponga servidores públicos al contentillo de sus militantes o de los que opinan en diferentes medios. MORENA será el único partido que si nomina candidatos arraigados en la entidad, sin haber militado en otros partidos y que por ende se manifieste una conveniencia rampante, eso puede ser letal para sus proyectos políticos partidistas, pues la gente ya no se deja engañar tan fácilmente. El designar cartucho quemados de otros partidos sería sin duda una muy mala decisión.

Es importante decir que quienes obtengan los triunfos electorales el año entrante enfrentarán una problemática nunca antes vista en nuestro país: La terrible debacle económica que dejará la pandemia que estamos viviendo actualmente. Las consecuencias se vislumbran desde ya, serán de pronóstico, de época. Habrá que empezar a reconstruir el país desde abajo, económicamente hablando.